Los deportistas andaluces Alejandro Davidovich (tenis), Lourdes Ortega (baloncesto en silla), Ana Moncada (vela) y David Sánchez (natación adaptada) serán galardonados con los Estímulos al Deporte en su edición de 2017, distinciones que otorgan la Fundación Andalucía Olímpica y la Fundación Cruzcampo a jóvenes talentos del deporte andaluz en reconocimiento a sus méritos en el ámbito de deportes olímpicos y paralímpicos, y que en su quinta edición se entregarán el próximo 15 de diciembre.

Con estas distinciones, ambas fundaciones pretenden manifestar la excelencia deportiva y difundirla socialmente, reconociendo públicamente a los nuevos grandes valores del deporte andaluz en virtud de sus éxitos en categorías inferiores a la absoluta, teniendo en cuenta asimismo méritos singulares que sirven de estímulo y ejemplo para el desarrollo de nuevos talentos deportivos.

Así, dentro de las modalidades olímpicas, la regatista malagueña Ana Moncada Sánchez, de 17 años, será la deportista femenina galardonada por los Estímulos 2017 en base a la consecución esta temporada del subcampeonato mundial sub-17 de la clase Laser Radial, en Medemblik (Holanda), y la medalla de bronce en el Campeonato del Mundo juvenil de la clase Laser 4.7 celebrado en la localidad belga de Nieuwpoort. Por su parte, el también malagueño Alejandro Davidovich Fokina, tenista de 18 años, recibirá la distinción en la categoría masculina en razón al título logrado en el torneo júnior de Wimbledon en 2017.

En el ámbito de deportes paralímpicos, se ha reconocido con los Estímulos 2017 a la jugadora sevillana de baloncesto en silla de ruedas Lourdes Ortega Rico, de 20 años, componente de la selección femenina española que este verano logró la quinta plaza en el Campeonato de Europa absoluto, en Tenerife, y con ello la clasificación para el Mundial del año próximo, después de 24 años de ausencia. Asimismo, el galardón en la categoría masculina paralímpica ha correspondido al nadador onubense David Sánchez Sierra, de 16 años, reciente triple campeón en los Juegos Mundiales de la Federación Internacional para Discapacitados Físicos (IWAS) celebrados en Villa Real de San Antonio (Portugal).

Como colofón a la entrega de los Estímulos al Deporte 2017 se rendirá homenaje al ciclista y esquiador granadino Miguel Ángel Pérez Tello, uno de los pioneros del deporte adaptado invernal en Andalucía al participar en los Juegos Paralímpicos de Invierno de Innsbruck 1988. Tras dicho debut, volvió a competir en cuatro ediciones de los Juegos, para un total de cinco, acumulando cinco medallas (una de ellas de oro, en ciclismo) y cuatro diplomas.

El acto de entrega de los Estímulos al Deporte se llevará a cabo a las 12:00 horas del próximo viernes 15 de diciembre en el salón de actos de la Fundación Cruzcampo, en Sevilla.
La Fundación Andalucía Olímpica fue constituida por la Junta y el Comité Olímpico Español en 1997 con el objetivo de desarrollar el Movimiento Olímpico y al deporte de alta competición en Andalucía, del mismo modo que la práctica del deporte en general y el asociacionismo deportivo.

La Fundación Andalucía Olímpica cuenta con el patrocinio de Fundación Cruzcampo, Fundación Cajasol, Coca-Cola y ONCE, y la colaboración de Canal Sur y, como socios institucionales, las Diputaciones de Cádiz, Granada, Jaén y Sevilla, y los ayuntamientos de Córdoba, Málaga, Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra, Almonte y La Rinconada.

Por su parte, la Fundación Cruzcampo se constituye en 1995 con la firme intención de convertirse en la apuesta de HEINEKEN España para contribuir a la sociedad, mediante la organización de actividades propias o en colaboración con otras entidades públicas o privadas.

La Fundación Cruzcampo colabora en la promoción y el reconocimiento de la cultura y el patrimonio andaluz y promueve la generación de riqueza compartida a través de programas orientados a potenciar el empleo y el emprendimiento innovador. La Fundación ha fijado su foco en tres áreas de actividad: promover, proteger y consolidar el rico patrimonio cultural y artístico de Andalucía; generar oportunidades e impulsar el desarrollo económico y social de la región; y, estrechamente ligado a esto, apoyar la profesionalización de la hostelería, uno de los motores de la vida social y económica de España.