Salvador González Alarcón

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Salvador González Alarcón
Paralímpico

Salvador
González

Málaga

Salvador González Alarcón

13.08.1978

Málaga

2
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2004 Atenas (Grecia)JudoMasculina-81 kg
Puesto 9
2008 Pekín (China)JudoMasculina-81 kg
Puesto 11


Biografía de Salvador González Alarcón

Uno de los exponentes más recientes de la escuela de judo para deficientes visuales que posee la ONCE en Málaga es este fuerte luchador en cuyo haber figuran participaciones en dos Juegos Paralímpicos –si bien ambas saldadas con eliminaciones prematuras–, cuatro europeos, dos mundiales y unos Juegos Mundiales de la IBSA, aunque sin llegar en ninguno de tales acontecimientos a medallas individuales a lo largo de sus 13 temporadas en activo, en las que, eso sí, nunca bajó del podio en el Campeonato de España.

Salvador González nació el 13 de agosto de 1978 en Málaga con una retinosis pigmentaria de origen congénito. Segundo hijo –de tres– de Ángeles y Salvador, nuestro protagonista comenzó a practicar judo cuando tenía nueve años y estaba estudiando en el Colegio García Lorca de Málaga. Empezó en el tatami aprendiendo y compartiendo espacios y enseñanzas con videntes, pero abandonó su práctica durante unos años para centrarse en los estudios, que continuó en el Instituto Huelin. Sería, empero, un abandono transitorio ya que con 18 años volvió a ceñir el judogi para integrarse en el equipo de la ONCE al tiempo que se sacó el grado superior de Técnico en Animación Sociocultural. Corría el año 1996 y en solo unos meses –abril de 1997– participó en un torneo en Sevilla y en junio asistía a su primer Campeonato de España en Palma de Mallorca, donde se hizo con una medalla de bronce que le animó a seguir por ese camino.

Catalogado como B3 por su discapacidad visual, Salva no tardó mucho en entrar en los planes del seleccionador nacional, Vicente Arolas, que lo convocó en 1998 para un torneo internacional en Hemsbach (Alemania) –medalla de bronce– y para el Campeonato de Europa de 1999 en Mittersill (Austria), donde se clasificó 7.º en -73 kilos y colaboró en el título continental del equipo español masculino. Ese año, además, fue 9.º en el torneo de clasificación paralímpica de Déols (Francia) –no logró el billete para Sídney– y en 2000 se apoderó de la medalla de plata en un encuentro internacional en Leipzig (Alemania).

En el siguiente ciclo paralímpico, el malagueño se mostró, sin duda, más experimentado en sus compromisos en el extranjero, que fueron, además, más frecuentes y de mayor nivel. Así, en 2001 mejoró dos puestos en el Europeo que acogió Ufá (Rusia) y concluyó en 5.ª posición, además de llevarse la plata por equipos, y en esa misma campaña se proclamó, junto a sus compañeros, campeón de la Copa del Mundo en Río de Janeiro (Brasil). Para completar el buen balance del año, se alzó en Oviedo con el único título nacional que posee en el peso ligero (-73 kilos).

En 2002 llegó el turno de su debut en el Campeonato del Mundo (11.º en Roma) y en 2003 fue el caso de los Juegos Mundiales de la IBSA, en Quebec (Canadá), donde tuvo que conformarse con la 17.ª plaza individual y la 5.ª por equipos. Todos esos méritos y el primer título nacional en la división a la que decidió pasar (-81 kilos), conquistado en Fuenlabrada (Madrid) en 2004 –repetiría después en Valencia 2005, Bilbao 2006, Sevilla 2008 y Tarragona 2009–, le bastaron para ser designado como el representante español en el peso semimedio para los Juegos Paralímpicos de 2004.

En Atenas, Salvador estuvo exento de los octavos de final y se estrenó en cuartos, donde perdió en el golden score (muerte súbita) luego de haber llegado empatado al final del combate contra el ruso Anatoly Vlasov. En los cuartos de final de la repesca, volvió a perder, esta vez por ippon, ante el canadiense Bill Morgan, de forma que quedó eliminado y clasificado 9.º. El mejor de los doce contendientes fue el francés Cyril Jonard.

En los cuatro años que se abrieron ante sí antes de que la nueva Paralimpiada culminase en los Juegos de Pekín 2008, nuestro biografiado dio su mejor versión en competiciones internacionales Las séptimas posiciones alcanzadas en los campeonatos de Europa de Vlaardingen 2005 y Bakú 2007, en Holanda y Azerbaiyán, respectivamente, y el 5.º puesto en su segunda comparecencia al Campeonato del Mundo, en Brommat (Francia) en 2006, le acreditaron para acudir al anhelado torneo paralímpico.

De nuevo en -81 kilos y también con 12 yudocas en liza, Salva comenzó en octavos de final un recorrido que fue muy corto, ya que un ippon del azerbayano Natig Novruzzade le apartó de las rondas posteriores e incluso de la repesca, a la que no tuvo opción al caer su verdugo en la siguiente fase. Así, quedó clasificado en último lugar (11.º), empatado con el estadounidense Scott Jones, en tanto que el título paralímpico se lo llevó el cubano Isao Cruz.

Tras esta experiencia, el malagueño optó por retirarse de la competición de alto nivel, no sin antes hacerse con su sexto título nacional en abril de 2009. Coordinador de deportes de la ONCE en Málaga desde el año 2000, Salvador estuvo dedicado a esta faceta hasta finales de 2014. Desde entonces vive de su pensión por discapacidad mientras disfruta de la vida con su mujer, Arminda, y sus dos hijos, Salva y Martín.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas