Rafael Muñoz Pérez

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Rafael Muñoz Pérez
Olímpico

Rafa
Muñoz

Córdoba

Rafael Muñoz Pérez

03.03.1988

Córdoba

1
Juegos OlímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2008 Pekín (China)NataciónMasculina100 mariposa
Puesto 30


Biografía de Rafael Muñoz Pérez

Bien escaso es el palmarés olímpico de este as de la natación, cuyos excelsos logros en el ámbito de mundiales y europeos nunca pudo trasladar a las piscinas olímpicas, siendo este hecho un reflejo de la trayectoria de claros y oscuros de una de la grandes figuras del deporte andaluz de todos los tiempos, ya retirado antes de haber cumplido los 30 años.

Dos medallas mundiales y 8 continentales en sus 17 participaciones en grandes campeonatos –más unos Juegos Olímpicos y unos Juegos Mediterráneos– y 34 títulos de campeón nacional, todo ello en categoría absoluta, ilustran en números la magnitud del legado del genial nadador, que sigue ostentando el récord del mundo de 50 metros mariposa logrado el 5 de abril de 2009 en el Centro Acuático de Málaga. Calidad, talento y físico –1,90 metros de estatura y 88 kilos de peso– destinados para grandes cosas que, sin embargo, estuvieron reñidos con su falta de destreza para gestionar el éxito, como él mismo confesó los días posteriores a su retirada.

Nacido el 3 de marzo de 1988 en Córdoba, este prodigio de la natación española creció en el barrio de Parque Cruz Conde, en la zona meridional de la ciudad, y comenzó en la natación a través de unos cursillos de aprendizaje que llevó a cabo en el verano de 1995, cuando contaba con 7 años. Nervioso él y algo despistado, poco a poco le fue cogiendo el gustillo a eso de zambullirse y hacer largos en la piscina de Vista Alegre, de modo que, por consejo de los técnicos del Club Deportivo Natación Vista Alegre –el Navial–, ingresó en esta señera entidad cordobesa para seguir avanzando a otro nivel, bajo la tutela de la entrenadora María del Mar Gamito Serrano.

Focalizado en los estilos libre y mariposa, cerró su etapa infantil en 2003 ganando en Reus (Barcelona) los títulos nacionales de 50 y 100 libre y 100 mariposa y debutando en una gran competición internacional como fue el Festival Olímpico de la Juventud Europea, en París (Francia), clasificándose 12.º en 50 libre y 12.º en relevos 4×200 libre.

Como júnior, la promesa cordobesa tomó forma. Forma de campeón cuando en los campeonatos de Europa de Budapest 2005 y Palma de Mallorca 2006 se alzó con la medalla de oro en 50 mariposa, además de la 4.ª posición en 4×100 libre y la 8.ª en 100 mariposa en el último. Con nivel suficiente para codearse con los absolutos, el 1 de abril de 2005 obtuvo la primera de muchas medallas –plata en 50 mariposa– en el Campeonato de España Open de Primavera y acudió a los Juegos Mediterráneos de Almería 2005 (6.º en 50 mariposa), y en 2006 inauguró la larga serie de presencias en campeonatos absolutos.
Convencidos de que la natación española había encontrado la estrella que anhelaba, los dirigentes y técnicos de la Real Federación Española de Natación instaron a la marcha del cordobés al Centro de Alto Rendimiento de San Cugat del Vallés, en Barcelona, para que fuese tomado bajo la dirección técnica de José Antonio del Castillo. Aquel primer cambio de hábitos no fue negativo al menos a la vista de los resultados conseguidos, ya que en el Campeonato de Europa de Eindhoven 2008, del 13 al 24 de marzo, nuestro protagonista se colgó la medalla de bronce tanto en 100 como en 50 metros mariposa –luego le otorgarían la plata por sanción al subcampeón, el serbio Milorad Cavic– y para colmo, en la prueba del hectómetro, hizo en semifinales la mínima olímpica (52.66), mejorando incluso en la final (52.09).

Por tanto, el mariposista fue seleccionado a sus 20 años para competir en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, en cuyo Centro Acuático Nacional nadó el 14 de agosto las eliminatorias de 100 mariposa –el 50 nunca ha sido olímpico– con un discreto tiempo de 52.53, el trigésimo de los 65 participantes y muy lejos de la criba –los 16 mejores– para acceder a las semifinales. Ahí y entonces terminó su participación en las Olimpiadas, aunque a buen seguro ese día el andaluz se propuso volver en el futuro para dar la verdadera dimensión de su talento.

Estancado psicológicamente en Barcelona, como confesaría posteriormente, Rafa Muñoz necesitaba un nuevo espacio y una nueva guía técnica y ambas cosas las encontró en el Círculo de Nadadores de Marsella, en Francia, y en la persona de Romain Barnier. Confinado en la Costa Azul desde septiembre de 2008, el mundo de la natación vio la mejor versión del andaluz desde ese momento, acaparando portadas de los medios informativos en tres momentos concretos de importancia creciente. Primero, cerró el año 2008 y abrió la siguiente temporada con dos medallas en el Europeo de Rijeka (Croacia), en piscina corta. Luego, durante el Nacional Open celebrado en 2009 en Málaga, convulsionó la tabla de tiempos del estilo mariposa firmando el 4 de abril la entonces segunda mejor marca de todos los tiempos en el hectómetro (50.58), a 18 centésimas del tope mundial del americano Ian Crocker, y batiendo el 5 de abril la plusmarca universal de los 50 metros –en poder de Roland Schoeman, 22.96) con un registro de 22.43.

Y para rematar, tornó estrella universal en el Campeonato del Mundo disputado en Roma, donde se colgó el bronce en 50 metros (22.88) –superado por Matthew Targett y Cavic– y 100 metros mariposa (50.41) –tras Phelps, que hizo récord mundial (49.82) y Cavic–, constituyendo ambas medallas el más elevado logro de siempre de un nadador andaluz, por delante de las medallas de Jaime Fernández y Duane Da Rocha en los mundiales en piscina de 25 metros.

En plena cumbre de su carrera deportiva, llegó el brusco descenso hacia los abismos en forma de profunda depresión. Abandonó Marsella, se refugió con los suyos en Córdoba e incluso la idea de retirarse le rondó la cabeza. Literalmente, el nadador desapareció durante cinco meses, lo que le ocasionó la apertura de un expediente disciplinario por parte de la federación internacional (FINA) al no haber cumplido el protocolo de localización para controles antidopaje fuera de la competición.

Finalmente, el nadador no fue sancionado al quedar demostrada la veracidad de su situación anímica, de la cual pudo emerger gracias al apoyo de su familia y amigos y la ayuda profesional que le brindó el psicólogo José Carlos Jaenes, del Centro Andaluz del Medicina del Deporte en Sevilla. Sencillamente, como el deportista reconoció, no había sabido “encajar bien el éxito”.

Así, el segundo y último ciclo de Rafa Muñoz en la natación comenzó en febrero de 2010 cuando volvió a los entrenamientos en Barcelona, eso sí, con bastante sobrepeso debido a los malos hábitos que tuvo durante el cuadro depresivo. Reapareció en competición el 22 de abril y muy pronto adquirió de nuevo en forma, hasta el punto de alzarse en verano con su primera de medalla de oro –en 50 mariposa– en un gran campeonato: el Europeo de Budapest.

El retorno del prodigio cordobés a la primera escena parecía confirmado cuando en 2012 revalidó el título continental, si bien en esta segunda parte de su trayectoria deportiva tuvo que convivir con sombras como no haber logrado la mínima para participar en 100 mariposa en el Mundial de Shanghái 2011 y, sobre todo, en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pese a haberse quedado muy cerca –fue 5.º en el Europeo con 52.71.

Haber perdido el tren olímpico fue una circunstancia que le contrarió profundamente, de modo que volvió a Córdoba para pasar el “duelo” y soltar lastre emocional de cara al siguiente ciclo olímpico, el cual comenzó de forma inmejorable. De nuevo en el círculo de Marsella, con solo dos meses de preparación se proclamó campeón de Europa de 50 mariposa y subcampeón en 100 mariposa sobre piscina corta en Chartres (Francia), a finales de noviembre de 2012, dos metales que calificó de “increíbles” y que constituyeron una inyección de moral que, desafortunadamente, luego no se reflejó como él hubiese deseado en el vaso, ya que nunca más volvió a pisar un podio en los mundiales y europeos. El 22 de octubre de 2016 anunció su retirada en su cuenta de Facebook.

Para el final hemos dejado la relación pormenorizada y agrupada del extenso palmarés de Rafael, más comprensible de esta forma habida cuenta su generoso volumen. En el ámbito universal, participó en 4 ediciones del Campeonato del Mundo absoluto (piscina de 50 metros): Melbourne 2007 (21.º en 50 mariposa y 34.º en 100 mariposa), Roma 2009 (medalla de bronce en 50 mariposa, medalla de bronce en 100 mariposa y 12.º en 4×100 estilos), Barcelona 2013 (9.º en 50 mariposa y 23.º en 100 mariposa) y Kazán 2015 (12.º en 50 mariposa). Asimismo, hizo lo propio en 3 capítulos del mundial en piscina corta: Mánchester 2008 (7.º en 100 mariposa y 7.º en 4×100 estilos), Dubái 2010 (6.º en 50 mariposa y 32.º en 100 mariposa) y Estambul 2012 (6.º en 100 mariposa).

En el Campeonato de Europa, asistió en 5 ocasiones al certamen en piscina larga: Budapest 2006 (13.º en 50 mariposa y 9º 4×100 estilos), Eindhoven 2008 (medalla de bronce en 50 mariposa, medalla de bronce en 100 mariposa y 8.º en 4×100 estilos), Budapest 2010 (medalla de oro en 50 mariposa y 17.º en 100 mariposa), Debrecen 2012 (medalla de oro en 50 mariposa y 5.º en 100 mariposa) y Berlín 2014 (5.º en 50 mariposa).

Además, otras tantas veces nadó en la versión en piscina de 25 metros: Helsinki 2006 (9.º en 50 mariposa y 22.º 100 mariposa), Debrecen 2007 (5.º en 50 mariposa, 4.º en 100 mariposa y 4.º en 4×50 estilos), Rijeka 2008 (medalla de bronce en 50 mariposa y medalla de plata en 100 mariposa), Szczecin 2011 (36.º en 100 libre, 6.º en 50 mariposa y 14.º en 100 mariposa) y Chartres 2012 (medalla de oro en 50 mariposa y medalla de plata en 100 mariposa).

En relación a los campeonatos de España, el cordobés posee 34 entorchados absolutos en los eventos de invierno, primavera y verano, repartidos en cuatro pruebas: 50 y 100 mariposa y 50 y 100 libre.

En los nacionales de invierno, ha triunfado 10 veces: 2 en 50 libre (2011 y 2012), 4 en 50 mariposa (2006, 2008, 2011 y 2012) y otras 4 en 100 mariposa (2007, 2008, 2011 y 2012). En el open de primavera, tiene 15 medallas de oro: 2 en 50 libre (2008 y 2009), 1 en 100 libre (2008), 7 en 50 mariposa (2006, 2007, 2009, 2010, 2011, 2013 y 2014) y 5 en 100 mariposa (2007, 2009, 2010, 2011 y 2012). Por último, en los campeonatos de España de verano, subió a lo más alto del podio en 9 ocasiones: 2 en 50 libre (2010 y 2011), 3 en 50 mariposa (2007, 2010 y 2011) y 4 en 100 mariposa (2006, 2007, 2010 y 2011).

En la actualidad, Rafael Muñoz Pérez, que en 2007 y 2012 fue reconocido con el Premio Andalucía de los Deportes, es feliz con su nueva vida en Barcelona al lado de su mujer, Elisenda, y su hijo, Nil, que nació en 2015, y alejado del ambiente de la natación de competición, salvo cuando se le requiere para ofrecer conferencias. En el curso 2016-2017 llevó a cabo un máster en gestión y administración deportiva en la Fundación Johan Cruyff y, a la espera de presentarse a las oposiciones a policía local, se divierte practicando crossfit y pesca submarina.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas