María del Carmen Collado Suárez

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

María del Carmen Collado Suárez
Olímpica

Carmen
Collado

Málaga

María del Carmen Collado Suárez

29.07.1983

Valencia

1
Juegos OlímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2000 Sídney (Australia)NataciónFemenina4x100 estilos
Puesto 15


Biografía de María del Carmen Collado Suárez

La de esta valenciana criada en Málaga y hecha nadadora en Andalucía es una de las trayectorias deportivas más precoces, intensas y cortas de la historia olímpica andaluza. Nacida el día 29 de julio de 1983 en la capital del Turia, muy joven se trasladó a Córdoba debido al trabajo de sus padres y, más tarde, con 7 años, llegó a Málaga, donde vivió, creció, estudió y construyó tanto su personalidad como su carrera deportiva.

En el primer verano en esa ciudad, el de 1990, María del Carmen contactó por primera vez con el agua de una piscina a través de un curso de iniciación, a pesar de que no le gustaba nada este medio y, menos aún, la pedagogía de sus profesores. Sin embargo, la joven pasó del disgusto al gusto a lo largo del cursillo y fueron estas agradables sensaciones las que motivaron que, tras la reflexión adecuada, decidiese continuar nadando dentro de las actividades extraescolares del colegio donde comenzaba la formación académica, el Cerrado Calderón.

En la piscina de este gran centro del deporte natatorio en Málaga, fue Víctor Sánchez Marrero el que hizo el resto y, gracias a sus dotes didácticas, terminó de ilusionar e introducir a Carmen para la natación de rendimiento antes de que Javier Casademont tomase el relevo cuando nuestra protagonista pasó a “nadar con los grandes» ya en la estructura del Club Natación Cerrado Calderón.

Con estas condiciones de trabajo y su talento, nuestra protagonista fue elevando sus prestaciones en la competición, comenzando con posiciones destacadas en pruebas individuales y colectivas del Campeonato de Andalucía y prosiguiendo con distintos podios en los Nacionales júnior de verano e invierno en las temporadas 1997-1998, 1998-1999 y 1999-2000. Campañas en las que los técnicos de la Real Federación Española de Natación la incluyeron en el equipo nacional de su categoría y en las que representó a España en encuentros internacionales como el Seis Naciones júnior de 1998 y 1999, el Gran Premio Ciudad de Barcelona de 1999 y 2000 y el Gran Premio de Suecia de 2000.

Pero la valía de Carmen fue puesta a prueba en eventos mayores. Primero, en el Campeonato de Europa júnior, donde debutó con tan solo 15 años en 1998, en la ciudad belga de Amberes, obteniendo una relevante 15.ª posición en la prueba de 200 metros braza, y repitió presencia en 1999, en Moscú (Rusia), con el 10.º puesto en 100 metros braza. Segundo y paralelamente, supo desenvolverse en la categoría absoluta pese a su juventud, muestra de lo cual la medalla de bronce en 200 braza en el Campeonato de España absoluto de invierno de 1999.

Resultados todos ellos que avalaron la presencia de la andaluza, con solo 17 años, en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, como integrante y titular del tramo de braza en el relevo 4×100 estilos nacional, formado además por Mireia García Sánchez, Ivette María Tato y Laura Roca Montala. Collado compitió el 22 de septiembre en el Sydney International Aquatic Centre y obtuvo junto a sus compañeras la 15.ª plaza general luego de haber terminado en 4.º lugar la serie 1 de primera ronda, con un tiempo de 4:14.54, y no haberse clasificado para la final, a la que accedían los 8 mejores tiempos de los 18 equipos participantes.

Tras la experiencia olímpica, Carmen participó en diciembre de 2000 en el único Campeonato de Europa absoluto de su trayectoria deportiva, el de piscina corta celebrado en Valencia, donde se aupó a las siguientes posiciones: 27.ª en 100 braza, 21.ª en 200 braza y 9.ª en 4×50 estilos.

Sin duda, el estímulo de haber estado en la más grande manifestación deportiva y de haberse codeado con las mejores de Europa la catapultó a rubricar una brillante temporada de 2001 toda vez que se alzó con los dos únicos títulos nacionales absolutos de su carrera –medalla de oro en 100 braza tanto en el Campeonato de España absoluto de verano como en el Open de Primavera, en ambos casos en Zaragoza– y participó en los Juegos Mediterráneos de Túnez 2001, en los que, con un tiempo de 1:15.18, consiguió la 8.ª posición en la final de 100 braza.

Sin embargo, al año siguiente llegó un gran bajón de rendimiento competitivo y, por ende, una interrupción en la progresión que Carmen estaba llevando. Muestra de ello es que no logró entrar en ninguna final en el Campeonato de España absoluto de verano, en Valencia, y en la versión invernal, en Gijón, solo fue 5.ª y 6.ª en 100 y 50 braza, respectivamente.

Pese a seguir con los entrenamientos en el Cerrado Calderón al lado de su amigo y entrenador Javier Casademont, la luz deportiva de la olímpica se fue apagando poco a poco en tanto que emprendía con éxito los estudios de Ciencias Ambientales en la Facultad de Ciencias de Málaga, lo que le llevó paulatinamente al abandono de su compromiso con la natación, los entrenamientos y las competiciones de alto nivel, siendo su última participación competitiva en el Campeonato de Andalucía absoluto de verano de 2005, precisamente en su ciudad adoptiva. Fue en esta competición donde tomó, con únicamente 22 años, la difícil decisión de despedirse. «Era lo que necesitaba hacer en ese momento, un momento para hacer otras cosas, como terminar mis estudios y pensar en mi futuro (…) Me queda el buen recuerdo de haber vivido gracias a la natación y al deporte una de las mejores etapas, si no la mejor, de mi corta vida», afirmó.

Sin embargo, a finales de ese año, volvió a la práctica deportiva, aunque de forma desinteresada y por placer junto a su padre, corredor de maratones. Así, entrenó –aunque no en demasía– y acompañó a su progenitor al Maratón de Roma en 2006 y al Maratón de Paris en 2007, en los que ella misma participó. Junto a este disfrute, en 2006, tras seis meses en Suecia, concluyó los estudios de Ciencias Ambientales y en 2007 realizó un máster en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid, ciudad en la que actualmente vive y trabaja desde hace seis años en una multinacional de gases industriales.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas