María Cinta Campina Fernández

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

María Cinta Campina Fernández
Paralímpica

Cinta
Campina

Huelva

María Cinta Campina Fernández

13.01.1970

Huelva

3
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
1992 Barcelona (España)Tenis de mesaFemeninaIndividuales 4
Puesto 5
1992 Barcelona (España)Tenis de mesaFemeninaOpen 1-5
Puesto 9
1996 Atlanta (EE.UU.)Tenis de mesaFemeninaIndividuales 4
Puesto 5
1996 Atlanta (EE.UU.)Tenis de mesaFemeninaOpen 1-5
Puesto 9
2000 Sídney (Australia)Tenis de mesaFemeninaIndividuales 4
Puesto 9


Biografía de María Cinta Campina Fernández

La considerada por muchos mejor jugadora española de tenis de mesa en silla de todos los tiempos, como atestiguan sus tres medallas continentales y otras tantas participaciones en Juegos Paralímpicos, nació el 13 de enero de 1970 en Huelva, aunque casi toda su vida ha transcurrido en el Levante español, donde su numerosa familia se instaló en plena Transición. Sucedió cuando nuestra protagonista contaba 6 años de edad. Sus padres, José e Isabel, decidieron cambiar Huelva por Castellón de la Plana en busca de mejores oportunidades laborales y hasta aquella provincia valenciana marcharon con sus ocho hijos, siendo allí, en consecuencia, donde Cinta, la benjamina, creció y estudió y, específicamente, desarrolló a partir de los 13 años toda su singladura deportiva.

En aquellos comienzos, la onubense probó en varios deportes, dentro de sus posibilidades físicas –padeció poliomielitis–, pero a partir de los 15 años se centraría en el tenis de mesa, la disciplina donde más destacaba, como muestra el hecho de que en 1984 obtuviese la medalla de bronce individual femenina en silla en su debut en el Campeonato de España para minusválidos, en San Sebastián. Al año siguiente, la andaluza ganó a sus 15 años el primero de muchos títulos nacionales en solitario, en Badajoz, y ello le valió la convocatoria para el primer compromiso internacional: los XXXIV Juegos Internacionales de Stoke Mandeville, en Gran Bretaña.

Así comenzó la jovencísima Cinta una carrera sin parangón en el ámbito nacional que le llevó a estar en activo durante 22 temporadas de 1984 a 2010 –con la excepción de los años 2003, 2004, 2006, 2007 y 2008– y bajo la disciplina de dos clubes: la Federación Castellonense de Deportes para Minusválidos y el TM Costa del Azahar.

En su larga lista de condecoraciones en los campeonatos de España, la de Huelva posee 44 medallas de oro, 7 de plata y 2 de bronce, para un total de 53 metales. En individuales en silla, ganó 18 veces, escapando de sus redes únicamente la corona de 2000 –se la arrebató Cristina Campos y ella fue segunda– y la citada de su debut, ya que en 1999 y 2010, dada la escasísima participación femenina, no se puso en juego título alguno y las mujeres concurrentes compitieron en cuadros abiertos junto a sus compañeros masculinos. Asimismo, en el torneo abierto –silla y pie– ganó en 1990, 1992, 1996, 1997 y 1998, y fue segunda en 1993, 1994 y 1995.

Por su parte, en pruebas colectivas y siempre en silla, fue campeona por equipos femeninos con Castellón de 1984 a 1990, vencedora de los dobles femeninos de 1990 a 1994 –junto a Conchi Lara, Matamoros, Cristina Campos y Maribel López– y nueve veces medalla de oro en dobles mixtos: 1990, con Juan de Dios Fajardo; 1991, 1992, 1993 y 1995, con Paco Jodar; 1994, 1997 y 2000, con Ricardo Carpintero; y 2005, con Tomás Piñas. En este concurso, además, fue plata en 1996, 1998 y 2001 y bronce en 2002.

Tal dominio en el ámbito doméstico conllevó, obviamente, la consolidación de la onubense en el equipo nacional, cosa que se produjo de lleno en el ciclo paralímpico de Barcelona 1992, llegando a participar, un año antes de las Paralimpiadas, en el VI Campeonato de Europa de Tenis de Mesa para Discapacitados celebrado en Salou (Tarragona), con el éxito de alzarse con la medalla de bronce individual de la clase 4, esto es, en silla.

Vacías de grandes eventos las temporadas de 1993 y 1994 –el Europeo nadie quiso organizarlo y Estados Unidos dejó de hacer el Mundial–, el siguiente compromiso internacional del equipo español fue el Europeo de 1995, en Hillerod (Dinamarca), donde Cinta volvió a hacerse con el bronce en individuales clase 4 y rozó la medalla (puesto 5.º) en la prueba por equipos, junto a Cristina Campos. En el siguiente capítulo del Campeonato de Europa, en Estocolmo 1997, el nivel de la onubense fue menor y no pudo pasar de cuartos de final en individuales clase 5 (puesto 5.º) y de la fase previa en equipos, de nuevo con Campos.

Definitivamente, nuestra biografiada cerró en 1999 su historial en el Europeo viajando a Piestany (Eslovaquia), donde fue eliminada en cuartos del torneo individual clase 4 (de nuevo 5.ª), contribuyó a la 4.ª posición del equipo español femenino en silla y sumó su tercera medalla de bronce continental, esta vez en dobles femeninos en silla (clases 1-5), al lado de su inseparable Cristina Campos.

Amén de las citas continentales, Cinta representó a España en un único Campeonato del Mundo, el de 2002 en China Taipéi –llegó a octavos de final en individuales–, y en diferentes torneos internacionales, como el Abierto de España, donde ganó los individuales de su categoría (1-4) y fue segunda en equipos 1-5 dentro de la edición inaugural de 1999, en Los Alcázares (Murcia). En el segundo capítulo del principal torneo español (La Coruña 2000), nuestra protagonista se alzó con la medalla de plata en individuales clase 4 y, fundamentalmente, con la plaza para Sídney 2000, ya que el evento contaba como última prueba clasificatoria para los Juegos Paralímpicos. Por último, en La Coruña 2001, Campina ganó el bronce en equipos 4-5.

Asimismo, fue dos veces medallista en el Abierto de Irlanda, en Dublín (plata en clase 4 en 2000 y bronce en clases 4-5 en 1999), y una en el Abierto de Italia, en Portogruaro (bronce en clase 4 en 1999), siempre en individuales.

En el orden de otras competiciones, hay que reseñar su presencia en los Campeonatos Iberoamericanos de Granada 1998 (oro individual 3-5, plata en equipos 3-5 y 4.ª en open femenino en silla) y La Coruña 2001 (plata individual 4-5, plata en equipos 3-5 y bronce en open femenino en silla) y las medallas en los torneos internacionales de La Coruña 1999 (plata en individuales 4), Guernica 2001 (plata en individuales 2-5, plata en equipos 2-5 y bronce en open mujeres en silla) y Bilbao 2003 (plata en individuales 4 y equipos 4).

Con todo, en el relato de los éxitos deportivos de Cinta Campina el epicentro de la trama viene determinado por su triple presencia en los Juegos Paralímpicos.

El primer capítulo data de 1992, cuando, luego del bronce continental obtenido en la campaña precedente, fue indubitadamente seleccionada para representar a España en el torneo femenino de singles de la clase 4, que en Barcelona reunió a 8 competidoras. Divididas en dos grupos de cuatro, las dos primeras de cada uno pasaban a semifinales, caso que no fue el de Cinta, quien en el grupo A cayó en sus tres enfrentamientos –ante la austríaca Gabriele Kirchmair (0-2), la alemana Christiane Weninger (0-2) y la italiana Patrizia Sacca (1-2)– y ello le condujo al 4.º puesto del grupo y a la 5.ª posición en la clasificación final, empatada con el resto de eliminadas.

Posteriormente, en el torneo abierto que reunió a todas las palistas de las clases 1 a 5, esto es, las que compiten en silla de ruedas –37 deportistas de 15 países–, la andaluza quedó exenta de la eliminatoria de 1/32 de final, ganó en dieciseisavos a la alemana Monika Bartheidel (2-1) y perdió en octavos a manos de la austríaca Gabriele Kirchmair (0-2), lo que le otorgó la 9.ª plaza general.

Cuatro años más tarde, en Atlanta 1996, la secuencia fue muy parecida. En individuales, Cinta se clasificó 3.ª del grupo A –derrotas ante la alemana Christiane Pape (1-2) y la americana Jennifer Johnson (0-2) y triunfo sobre la suiza Jacqueline Blanc (2-1)– y se quedó a las puertas de las semifinales, mientras que en el torneo open 1-5 (35 participantes de 17 países), superó en 1/16 de final a la alemana Gisela Roosen (2-1) y fue eliminada en octavos por la francesa Isabelle Lafaye (0-2).

Por último, la andaluza emigrada culminó su historia paralímpica el 24 de octubre de 2000 en Sídney (Australia), donde ya había sido suprimido el torneo open, de modo que su participación se redujo a los individuales de la división 4, que reunió a 12 palistas. Con tal inscripción, la fase preliminar se dividió en cuatro grupos de tres deportistas, con el acceso a cuartos de final reservado para las dos primeras. Tampoco esta vez pudo ser y Cinta no escapó de la última posición del pool A al ser derrotada por la alemana Pape (0-2) –medalla de oro– y la eslovena Andreja Dolinar (1-2).

Aún 4.ª del ranking mundial de la clase 4 en julio de 2003, Cinta Campina decidió retirarse temporalmente del tenis de mesa a los 33 años de edad para ser madre de una niña, Lucía, que vino al mundo en 2004 y que pasó a ocupar su atención en detrimento de facetas que, como el deporte, hasta entonces habían constituido su eje vital.

No obstante, nuestra biografiada retornó por dos veces a la competición, la primera en 2005 –reconquistó la corona nacional en San Cugat del Vallés (Barcelona)– y la segunda en las campañas 2009 y 2010, en las que, portando de nuevo los colores del Costa del Azahar –club al que se incorporó en 1998– volvió a demostrar que quien tuvo retuvo rayando a gran nivel en los campeonatos de España de Zaragoza y Antequera y participando el segundo año en los abiertos internacionales de Vizcaya, en Bilbao –obtuvo la medalla de bronce en equipos clases 4-5, con Remedios Tortosa–, y la Comunidad Valenciana (medalla de oro en open mixto en silla).

Actualmente, Cinta sigue viviendo en Castellón de la Plana junto a su marido e hija, ya totalmente alejada de la práctica deportiva.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas