Manuel Alcalde Fornieles

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Manuel Alcalde Fornieles
Olímpico

Manolo
Alcalde

Granada

Manuel Alcalde Fornieles

31.12.1956

Paulenca. Guadix (Granada)

2
Juegos OlímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
1984 Los Ángeles (EE.UU.)AtletismoMasculina50 km marcha
Puesto 9
1988 Seúl (Corea del Sur)AtletismoMasculina50 km marcha
Puesto 25


Biografía de Manuel Alcalde Fornieles

Maestro de Paquillo Fernández y creador de la magnífica escuela de marchadores en su natal Guadix (Granada), Manolo Alcalde estuvo durante una decena de temporadas a la sombra de dos de los más grandes atletas que ha dado España, José Marín y Jordi Llopart, en el transcurso de las cuales se labró su propio nombre asistiendo a todos los grandes eventos atléticos posibles, entre ellos dos Juegos Olímpicos.

Nació el 31 de diciembre de 1956 en Paulenca, una pedanía a tres kilómetros de la capital municipal, en el seno de una familia humilde de nueve hermanos y de padres campesinos en la que la lucha por el trabajo era una constante diaria, enseñanza que vertebró la vida de este admirado marchador andaluz.

La carencia de trabajo en Andalucía y la búsqueda de una oportunidad, como en tantos otros andaluces, llevaron a Manuel, con 16 años, a Cataluña, concretamente a la ciudad de Prat de Llobregat (Barcelona), donde ya se encontraban sus hermanos mayores y donde de forma casi inmediata encontró trabajo en un taller como aprendiz de tornero y con una jornada laboral de doce horas.

En esta ciudad y a través de unos amigos tuvo sus primeros contactos con el atletismo. Conoce a Moisés Llopart, que dirigía el Club Atletismo La Seda de Barcelona y que se convertiría en entrenador de Manuel durante toda su vida competitiva. Allí, Alcalde comienza a entrenar junto a Jordi Llopart y José Marín, aunque durante los primeros años de pertenencia a este grupo de trabajo practica diferentes disciplinas atléticas, sintiendo preferencia por las pruebas de fondo, en concreto el campo a través. Tristemente para él, una lesión en un cross le aparta del entrenamiento durante bastante tiempo, aunque por fortuna para el atletismo andaluz esta circunstancia, unida a las indicaciones de su entrenador, le reconduce hacia la marcha atlética, disciplina que ya nunca abandonaría pues su adaptación es rápida y los éxitos no se hacen esperar.

Como primer botón de muestra, en 1978, realizando el servicio militar y entrenando en el cuartel sin dirección técnica alguna, consigue la medalla de bronce en 20 kilómetros marcha, con un tiempo de 1:42:28.5, en el Campeonato de España absoluto al aire libre, celebrado en las pistas del Instituto Nacional de Educación Física de Madrid.

A partir de ese año, Manuel Alcalde entrena de manera exclusiva y los «palizones» son tremendos, pero también las satisfacciones, caso del primer título de campeón de España logrado en 1980 en la prueba de 20 km, imponiéndose a todos con un tiempo de 1:34:52.4 en las pistas del INEF de Madrid. Una medalla de oro que repetiría en 1984 en el estadio Joan Serrahima de Barcelona, de nuevo en 20 km, y en 1987, cuando gana los 50 km en ruta en Viladecans (Barcelona), con un crono de 3:50:48 (su mejor marca de siempre), para un total de tres entorchados nacionales.

En el escenario internacional, Manolo representó a España en 29 ocasiones, debutando en la Copa del Mundo (entonces llamada Copa Lugano) de 1979, en Eschborn (Alemania Federal), donde compitió –retirándose– en 50 km. En resumen, participó en 2 Juegos Olímpicos, 3 campeonatos mundiales, 2 campeonatos de Europa y 6 ediciones de la Copa del Mundo.

Conoció las tres primeras ediciones del Campeonato del Mundo absoluto al aire libre, sin duda las tres más bellas y espectaculares de la historia, esto es, Helsinki 1983, Roma 1987 y Tokio 1991, cosechando los siguientes resultados: 15.º en 20 km (4:03:10), retirada en 50 km y 12.º en 50 km (4:13:19), respectivamente. En los Europeos debutó en Atenas 1982 –su primer gran campeonato– y se despidió en Stuttgart 1986, en ambos casos no concluyendo la prueba de 50 km. Por último, fue convocado para la Copa del Mundo en las ediciones de Eschborn 1979, Valencia 1981, Bergen 1983, Isla de Man 1985, Nueva York 1987 y Hospitalet 1989, compitiendo siempre en 50 km y destacando la 9.ª posición en 1985 y la 10.ª en 1983.

Un palmarés brillante, a pesar del inconveniente de tener que competir con Llopart y Marín, que redondeó ganándose a pulso estar en dos desfiles olímpicos, el primero de ellos en Los Ángeles 1984, donde obtuvo un magnífico 9.º puesto –entre 31 atletas– en los 50 km celebrados el 11 agosto, con un tiempo de 4:05:47, a 18:21 del campeón y plusmarquista mundial, el mejicano Raúl González, y como segundo español, tras Llopart (7.º).

La segunda participación en los Juegos Olímpicos llegó cuatro más tarde, en Seúl 1988, a donde el andaluz, policía de profesión, acudió con el aval de la medalla de plata en 50 km en el Campeonato de España celebrado en marzo en Pollensa (Mallorca) llevando a cabo la segunda mejor marca de su vida en la distancia, 3:53:23. En compañía una vez más de Marín y Llopart, Manolo viajó a Corea donde compitió el 30 de septiembre y se clasificó en la 25.ª posición, entre 42 marchadores, con un registro de 3:59:13, a 20:44 de la medalla de oro, el soviético Vyacheslav Ivanenko.

La última gran competición de Alcalde fue la Copa del Mundo de 1989 en Hospitalet, en la que el 28 de mayo ocupó, con un tiempo de 4:00:01, la 20.ª plaza en 50 km. A partir de ese momento, relajó el ritmo y apenas si intervino en competiciones menores para dar tiempo y espacio a sus primeros pasos como entrenador. No obstante, cabe reseñar hechos tan significativos como que el 28 de enero de 1990 protagonizó los 20 km más rápidos de su carrera deportiva (1:25:15, en Badalona) y que hasta 1997 ocupó plazas destacadas en el ranking nacional de 20 km, con marcas por debajo de 1 hora y 35 minutos.

Los principios pedagógicos de Alcalde se llevaron a cabo en colegios y escuelas deportivas, luego en la escuela de marcha que montó en Guadix y, más tarde, dirigiendo a atletas como María Vasco y Paquillo Fernández, que llegaron a alcanzar la gloria del podio olímpico. Emprende, pues, una etapa de plena dedicación a la enseñanza y al entrenamiento de atletas en clubes, escuelas y en la Real Federación Española de Atletismo, además de impartir cursos, conferencias e investigar sobre esta peculiar disciplina atlética. En 2003 recibió el Premio Andalucía de los Deportes.

Sin embargo, tras una larga enfermedad, Manuel Alcalde falleció a los 47 años, el 23 de abril de 2004, en Guadix. En su recuerdo, el Centro Andaluz de Entrenamiento de Marcha Atlética, en Guadix, y el parque de Paulenca, llevan su nombre.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas