Juan Fernández Martínez

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Juan Fernández Martínez
Paralímpico

Juan
Fernández

Jaén

Juan Fernández Martínez

07.07.1979

Cazorla (Jaén)

1
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2000 Sídney (Australia)Ciclismo_PistaMasculinaPersecución en tándem
Puesto 5
2000 Sídney (Australia)Ciclismo_PistaMasculinaKilómetro en tándem
Puesto 20


Biografía de Juan Fernández Martínez

Nacido el 7 de julio de 1979 en Cazorla (Jaén), este amante del ciclismo, que padece una discapacidad visual congénita, pasó en la bellísima localidad serrana los primeros años de su vida en compañía de sus padres, Juan y María Dolores, y hermanos mayores, ambos varones y mayores que él, hasta que la familia tuvo que marchar a Granada debido al traslado laboral de su progenitor, empleado de Renfe.

Tenía por entonces siete años nuestro protagonista, quien en la capital granadina retomó los estudios básicos en el Colegio Público Fuentenueva. Luego, cursó Formación Profesional en Artes Gráficas en el Colegio Ave María y, más recientemente, ha completado dos ciclos formativos de grado superior en Integración Social –en el CES Ramón y Cajal– y en Animación Sociocultural –en el IES Miguel de Cervantes.

Asentado en Granada, durante su adolescencia se empapó del gran ambiente ciclista que siempre ha existido en esta ciudad y su interés por montar en bicicleta de forma reglada encontró la ayuda de la delegación provincial de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), bajo cuya estructura empezó a montar y competir en 1995 –tenía 15 años– en el ámbito de los tándems, siéndole asignado como guía inicial el ciclista local Francisco Maroto, con el que debutó en una carrera nacional en Talavera de la Reina (Toledo).

Poco estuvo con este piloto. Tras aquellos comienzos y animado por las satisfacciones que recibía sobre el asfalto, nuestro menudo protagonista se asoció con Jorge Hernández, con el que estaría durante poco menos de cuatro años y lograría los primeros resultados dignos de mención siendo todavía menor de edad, tales como el 17.º puesto –y mejor joven– en la general de la Vuelta a Bélgica de 1997 o el 2.º puesto en la Vuelta a Alicante de 1998.

Estos resultados animaron sobremanera a Juan Fernández y le espolearon para plantearse un objetivo que ni siquiera podía imaginar cuando empezó y que incluso entonces, dada su edad, parecía complicadísimo: clasificarse para los Juegos Paralímpicos de Sídney 2000. En pos de dicho reto y efectuadas las consultas pertinentes con los entrenadores de la ONCE, optó por trabajar con otro piloto: el granadino Ignacio Soler.

El nuevo tándem diseñó una magnífica tarjeta de presentación en los campeonatos de España de 1999, no en vano en el certamen de carretera celebrado en Córdoba se alzaron con la medalla de oro en la prueba de contrarreloj y la de bronce en fondo, mientras que en pista, que acogió Valencia, sumaron una plata en persecución. Asimismo, esa misma campaña acudieron al Campeonato de Europa que tuvo lugar en la localidad francesa de Blois y allí obtuvieron dos quintos puestos (persecución y contrarreloj) y un noveno (fondo).

Llegados al año clave, 2000, la pareja andaluza ratificó sus aspiraciones en el Campeonato de España efectuado en Murcia gracias a la conquista del título nacional de fondo en carretera, un triunfo que terminó de convencer a los técnicos para incluirles en el equipo paralímpico español como tercer tándem español.

El debut en Sídney de Juanillo –apenas 21 años– y Nacho se produjo el 19 de octubre en la prueba de persecución en pista. Los andaluces marcaron en la calificación el quinto mejor tiempo (4:34.432) de las 19 parejas concursantes, un gran registro que, sin embargo, se quedó a casi tres segundos de los cuatro primeros puestos, que daban acceso a las semifinales. En dicha fase sí estuvieron los otros dos dúos españoles, Abelardo Gandía y José Muñoz y Jordi Domingo y Christian Venge, quienes terminaron logrando las medallas de plata y de bronce, respectivamente, escoltando a los campeones, los holandeses Jan Mulder y Jeroen Straathof, que se imponen con 4:26.498.

Cuatro días después, nuestros protagonistas compitieron en kilómetro contrarreloj aunque de forma muy discreta, ya que su tiempo de 1:10.018 fue el 20.º y antepenúltimo de una prueba que se adjudicaron los japoneses Shigeo Yoshihara y Koichi Mizusawa, con 1:04.950.

Concluida la grata experiencia paralímpica, Juanillo decidió continuar en el rendimiento deportivo con vistas a repetir participación en las Paralimpiadas. El camino hacia su propósito principió con un cambio de piloto, ya que el primer año del nuevo ciclo (temporada 2001) lo cubrió al lado del también granadino Sergio Fernández, con el que consiguió una medalla de bronce en contrarreloj en el Campeonato de España, en León.

En 2002 regresó con Soler y Juan firmó una campaña redonda, ya que triunfó en la Vuelta a Bélgica, añadió a su palmarés otro título nacional de contrarreloj –en Salamanca– y una medalla de plata en persecución –en Galapagar– y, fundamentalmente, fue seleccionado para el Campeonato del Mundo de Altenstadt (Alemania), donde rubricó el gran éxito de su carrera deportiva al proclamarse subcampeón universal en contrarreloj. Antes, había rozado la medalla –cuarto– en persecución en pista.

Sin embargo, Juanillo no lograría materializar el anhelo de clasificarse para Atenas 2004. La reducción experimentada en los cupos de participantes en las pruebas de tándems y la marcha de Ignacio Soler –que sí concurriría a los Juegos como guía del murciano Miguel Ángel Clemente– dieron al traste con las opciones del jiennense, quien de 2003 a 2005 compitió junto a un nuevo piloto andaluz, Jorge Blancas Piernas, aunque ya a un nivel de resultados que no le permitió aspirar a las reducidas plazas paralímpicas en juego. En 2006 volvió a correr con Sergio Fernández y en 2007 hizo lo propio tanto con este –13.º en el Ciclotándem Internacional de Segovia– como con Víctor Girona –hermano de Marina Girona–, pero en ninguno de los casos logró pasar de la 6.ª posición en las pruebas de los campeonatos de España.

Después de un año 2008 de ausencia, Juan Fernández reapareció fugazmente en 2009 aliado con Antonio García Salazar y conquistó su último título estatal, al imponerse en la prueba en línea del Nacional de carretera, en Puerto Lumbreras (Murcia), medalla de oro a la que unió el bronce en kilómetro en el Campeonato de España de pista, en Galapagar (Madrid).

Aquella fue su última temporada en activo sobre una bicicleta ya que al cierre del año colgó la bicicleta por falta de apoyos. Desde entonces trabaja vendiendo el cupón de la ONCE en Granada, donde sigue residiendo con sus padres, si bien tiene previsto a corto plazo independizarse con su novia Beatriz.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas