José Manuel Fernández Barranquero

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

José Manuel Fernández Barranquero
Paralímpico

José
Fernández

Málaga

José Manuel Fernández Barranquero

19.03.1975

Málaga

2
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
1996 Atlanta (EE.UU.)AtletismoMasculina100 m T45-46
Puesto 12
1996 Atlanta (EE.UU.)AtletismoMasculina400 m T42-46
Puesto 7
1996 Atlanta (EE.UU.)AtletismoMasculina800 m T42-46
Puesto 7
1996 Atlanta (EE.UU.)AtletismoMasculina1.500 m T44-46
No terminó
2000 Sídney (Australia)AtletismoMasculina400 m T46
Puesto 5
2000 Sídney (Australia)AtletismoMasculina800 m T46
Medalla de bronce
2000 Sídney (Australia)AtletismoMasculina4x400 m T46
Medalla de plata


Biografía de José Manuel Fernández Barranquero

El mejor resultado del atletismo andaluz en los Juegos Paralímpicos de 2000 constituyó, además, una de las imágenes más icónicas de nuestro deporte en Sídney, tal fue la medalla de plata obtenida por el relevo nacional de 4×400 metros T46 que estaba integrado por un catalán, David Barrallo, y tres andaluces, dos granadinos nativos, Marcos Dueñas y Juan Martínez, y un tercero de adopción, José Manuel Fernández Barranquero, quien tres días más tarde reivindicaría su extraordinario talento para el medio fondo haciéndose con la medalla de bronce en 800 metros.

Hijo de Manuel y Purificación e intermedio de tres hermanos –dos mujeres y un varón–, José Manuel vino al mundo el 19 de marzo de 1975 en Málaga después de ciertas complicaciones en el parto que le provocaron la parálisis parcial del brazo derecho por desgarro de los ligamentos. Su vinculación con Granada viene dada porque cuando cumplió los seis años de edad su familia se mudó a esta ciudad por motivos laborales del padre, que comenzó a trabajar unas tierras que poseía en dicha provincia para el cultivo del olivo, y por ello a nuestro protagonista siempre se le ha considerado más granadino que malagueño.

En la capital de la Alhambra estudió la Enseñanza General Básica en el Colegio San Isidoro y fue en este centro donde en 7.º de EGB comenzó a interesarse por el atletismo. Así lo cuenta él: “el profesor de Educación Física nos sacaba un día a la semana a correr fuera del colegio y nos propuso que quien llegara en tres ocasiones entre los tres primeros en las carreras de ese trimestre tendría un sobresaliente en la asignatura. Hasta entonces llegaba con el montón pero con esta nueva motivación decidí esforzarme y entrenar con el resultado de que, en efecto, alcancé ese sobresaliente. Aquello me demostró que no se me daba mal correr y nació la curiosidad por ver hasta dónde podía llegar”.

Al principio entrenando por las tardes a título individual y luego bajo la tutela del Ciudad de Granada, su club de toda la vida –por entonces ya cursaba Bachillerato en el Instituto Padre Suárez–, el salto cualitativo de José Manuel fue un hecho palpable en la recta final del ciclo paralímpico de Atlanta. En 1995 alcanzó sus primeras medallas –plata en 800 y bronce en 1.500 metros– en el Campeonato de España celebrado en Zafra (Badajoz) y en 1996 fue seleccionado para participar en los Juegos Paralímpicos, a los que acudió con solo 21 años y una única salida al extranjero, los nacionales de Bélgica. “El seleccionador español no quiso que nuestra primera experiencia internacional fuese en las Paralimpiadas y nos llevó al campeonato belga”, rememora el malagueño, quien en la localidad de Hasselt se impuso en 800 metros.

El paso de José Manuel por los Juegos fue más que digno habida cuenta que era un atleta aún por hacer cuando debutó el 17 de agosto en el Estadio Olímpico del Centenario y que fue inscrito en nada menos que en cuatro pruebas. Demasiados compromisos para un corredor que ya se estaba definiendo por el medio fondo y la velocidad mantenida.

La primera actuación en Atlanta fueron los 800 metros, en los cuales superó la primera ronda semifinal (2:02.98) y se clasificó 7.º (2.00.36) en la final del día 19, que encumbró al costamarfileño Oumar Kone (1:55.45). Mismo campeón y mismo resultado para el andaluz sucedieron en los 400 metros, en los que José Manuel hizo mejor tiempo en las series (52.37) que en la final (53.49). Antes había competido en los 100 metros –12.º mejor tiempo de las series (12.10), no pudo pasar a la final– y después lo haría en la final directa de 1.500 metros, que no concluyó.

El balance del estreno paralímpico de Fernández Barranquero fue satisfactorio, pues a los dos diplomas obtenidos se unió la ganancia de experiencia que le permitió explotar internacionalmente en el siguiente ciclo paralímpico, como demuestran sus cinco medallas continentales y mundiales en tres años de gran carga competitiva.

Participó en el primer Campeonato de Europa de la ISOD, celebrado en 1997 en Leganés (plata en 800 y bronce en 400); la reunión atlética Paralympic Revival de 1997, en la ciudad alemana de Gottinghen (bronce en 400); el II Campeonato del Mundo IPC, en 1998 en Birmingham (5.º en 800, 7.º en 400 y descalificado en 4×400 después de haber llegado 3.º); y el I Campeonato del Mundo de la ISOD, en Sabadell en el año 1999 (oro en 4×400 y plata en 400 y 800). Asimismo, se curtió en el barro del campo a través como preparación de la pista y en 1998 asistió al Cross Internacional IPC de Vilamoura (Portugal), que terminó en 5.ª posición, colaborando a la medalla de oro por equipos de España.

Con tales precedentes, Sídney 2000 se configuraba como el escenario donde nuestro biografiado y campeón del mundo había de efectuar su gran interpretación. Y así fue. Diploma en 400 metros en su primera carrera, después haber superado las series (51.74) y llegar 5.º en la final (51.28), el 24 de octubre, se presentó junto a sus paisanos Dueñas y Martínez y el catalán Barrallo en la final directa de los relevos 4×400, que aglutinaba las categorías 42 a 46. Con seis naciones en liza, la no partida de Estados Unidos, la pérdida del testigo por parte de China y la descalificación de Alemania dejó la lucha entre tres conjuntos, entre ellos el español. Australia terminó venciendo (3:32.44) y España entró segunda (3:37.88) con Francia pisándole los talones.

La inyección de moral de la medalla fue, sin duda, elevada para José Manuel de cara a su último envite en Australia: la final directa de 800 metros T46, el 27 de octubre. Ocho corredores aspiraban al oro y Kone (1:58.36) fue quien lo logró, por delante del portugués José Monteiro (1:58.79) y José Manuel Fernández (1:59.03), que se hacía con una fantástica medalla de bronce.

Con 25 años y cuerda para rato, todo hacía suponer que José Manuel afrontaría el nuevo período entre Juegos con la mente puesta en Atenas 2004, cosa que sus resultados no hicieron sino confirmar: plata en 800 y bronce en 400 en el II Campeonato de Europa de la ISOD (2001) y oro en 4×400, plata en 4×100, bronce en 800 y 8.º en 1500 en el I Campeonato de Europa EPC (2003), ambos en Assen (Holanda). No obstante sus nuevas obligaciones laborales derivadas de haber obtenido la licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (1995-2000) y la diplomatura en Educación Física (2002-2004) por la Universidad de Granada ya no le permitieron seguir dedicando más tiempo al atletismo y su presencia en las Paralimpiadas de Atenas nunca se materializó.

José Manuel se despidió el atletismo en el Campeonato de España de 2004, en Barcelona, después de haber concurrido consecutivamente a todas las ediciones del máximo certamen nacional desde 1995. En la Ciudad Condal logró la 17.ª medalla estatal de su trayectoria atlética, trece de ellas de oro: fue campeón de 100 metros en 1998; de 400 en 1996, 1997, 1998, 1999 y 2004; y de 800 de 1996 a 2002.

Tras haber compatibilizado entrenamientos y competiciones con colaboraciones –como entrenador de atletismo– en la ONCE (1998-2001), la Federación Malagueña de Minusválidos Físicos (2002) y la Federación Granadina de Minusválidos Físicos (2003), Fernández Barranquero trabajó como profesor interino de Educación Física en Extremadura y Castilla-La Mancha durante dos años antes de ejercer en el Colegio Juan XXIII-Chana de Granada del curso 2004-2005 al 2014-2015. En 2015 aprobó las oposiciones a maestro de Educación Física y desde entonces trabaja como funcionario en la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía en la pedanía granadina de Tablones.

Paralelamente, ha completado su formación culminando un máster en Actividad Física y Salud (2013-2014) en la Universidad de Granada y ha colaborado con la ONG Abay en Etiopía, creando una escuela deportiva en Gaba Kemisa, donde actualmente cerca de cien chavales practican deporte.

Deportista vocacional, José Manuel nunca ha abandonado su práctica, ni incluso después de un año tan exigente en lo físico y lo personal como fue la temporada 2000. Siempre en buena forma, en 2012 sintió curiosidad por la disciplina combinada del duatlón y ese año debutó en competición proclamándose subcampeón de España de la categoría TRI4, en Águilas (Murcia). Desde entonces y con los colores del CD Triatlón Granada, ha seguido disputando duatlones casi todos los años, habiendo alcanzado sus mejores resultados en 2017 al obtener la corona nacional de media distancia y, sobre todo, la medalla de plata en el Campeonato de Europa celebrado en Soria en el mes de abril, dentro de la categoría PTS4.

Casado desde 2006 y padre de dos hijos –un chico y una chica, la cual ha heredado su pasión por el deporte y en 2017 ha sido internacional por España en el Campeonato de Europa de gimnasia acrobática, con 10 años–, José Manuel continúa viviendo en Granada a la espera de una plaza definitiva en su carrera funcionarial y doctorando en Nutrición y Ciencia de los Alimentos, sin dejar de lados los entrenamientos en duatlón, donde disfruta del deporte desde otro prisma.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas