José Manuel Cerezo Moreno

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

José Manuel Cerezo Moreno
Málaga

José Manuel Cerezo Moreno

23.06.1973

Málaga

1
Juegos OlímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2000 Sídney (Australia)AtletismoMasculina800 m
Puesto 35


Biografía de José Manuel Cerezo Moreno

Este espigado y talentoso mediofondista, nacido el 23 de junio de 1973 en la capital malagueña, pero residente toda su vida en Mijas, alternó en su carrera deportiva momentos de brillantez con situaciones de oscuridad debido a las lesiones que nunca dejaron de acompañarle.

Sus inicios en el atletismo se debieron al triunfo de José Manuel, sin más preparación que su talento natural, en una carrera popular organizada con motivo de las fiestas locales de 1984. Esta victoria llamó la atención del técnico Paco Marín, quien vio potencial en aquel niño larguirucho de 11 años y que desde ese momento llevaría su preparación, pasando por las estructuras del Club Atletismo Derecho de Málaga, más tarde el recién constituido Club Atletismo Mijas y desde 1987 el Club Atletismo Nerja. Al final de la campaña de 1990 José Manuel dejó la tutela de Paco Marín y pasó en 1991 a las manos de Rafael Morales, con quien completaría el resto de su carrera deportiva.

Especializado desde un principio en los 800 metros, el año 1992 dio un golpe en la mesa para hacer su presentación en el escenario del mediofondo nacional e internacional, magnífica por otro lado ya que se proclamó campeón de España júnior al aire libre –en las pistas de Carranque, en Málaga–, fue 5.º en el Nacional absoluto al aire libre –en el Estadio del Cauce del Río Turia, en Valencia– y 9.º en el Campeonato del Mundo júnior, en Seúl (Corea del Sur).

La temporada de 1993 resultó complicada, pues debió llevar a cabo el servicio militar, pese a lo cual consiguió la medalla de oro en el Campeonato de España promesa, disputado en Campo Claro (Tarragona), y la 6.ª posición en el Campeonato de España absoluto al aire libre, en Gandía (Valencia). No obstante, una vez liberado de sus obligaciones con el país, en 1994 protagonizó el paso definitivo en su progresión al lograr la primera medalla como absoluto, bronce, con un tiempo de 1:46.02, en el Campeonato de España al aire libre, celebrado en el Estadio de Anoeta (San Sebastián), y sobre todo ganarse un puesto para el Campeonato de Europa al aire libre, que ese año se celebró en Helsinki (Finlandia). Allí, en el entendido país nórdico, José Manuel, con apenas 21 años, alcanzó su cénit competitivo entrando en la carísima final de 800 metros, la cual, con un tiempo de 1:47.58, concluyó en 7.ª posición.

Tras el éxito, sufrió la penitencia de una lesión que le tuvo en el dique seco durante dos años y que no le dejó volver a las pistas hasta 1997, eso sí, recuperado totalmente pues se proclamó por vez primera campeón de España absoluto al aire libre, con un tiempo de 1:48.51, en las pistas del Helmántico, en Salamanca, defendiendo los colores de su nuevo club, el Club de Atletismo Larios. Para redondear su regreso al tartán, hizo la marca mínima (1:46.9) para participar en el Campeonato del Mundo absoluto al aire libre de 1997, en Atenas (Grecia), donde superó la primera ronda y, con un tiempo de 1:48.90, fue séptimo en la cuarta carrera de cuartos de final de los 800 metros –29.º clasificado final.

Un esquema parecido repitió en las dos campañas siguientes, pues una lesión le mantuvo inhábil en 1998 y retornó en 1999, ya con el Club Atletismo Valencia Terra i Mar, volviendo al Mundial al aire libre, que ese año se disputó en el Estadio de La Cartuja de Sevilla. En los 800 metros del certamen mundialista –primer año con el desarrollo de la prueba en tres fases (series, semifinales y final), suprimiendo los cuartos de final– el andaluz acabó sexto y último (1:50.08) en la primera carrera de las eliminatorias de primera ronda y quedó eliminado.

Tras la cita hispalense y las dos participaciones mundialistas, José Manuel continuó trabajando comprometido con las pistas, buscando día a día encontrar el camino para cumplir el sueño que se propuso cuando muy joven vio por televisión el atletismo de los Juegos de la XXII Olimpiada de Moscú 1980. Y efectivamente, en 2000 vería cumplido dicho sueño al lograr en la Copa del Rey la ansiada mínima olímpica, nivel exigido que volvería a batir –y mejorar– por dos veces en verano en reuniones internacionales suizas: 1:45.53 en Lausana y 1:45.31 en Zúrich, el 11 de agosto, siendo su mejor marca de siempre.

De esta forma, logró viajar a Australia incluido en el equipo español para Sídney 2000, en cuyo Estadio Olímpico debutó el 23 de septiembre siendo 5.º en la serie 4 de la primera ronda de los 800 metros –con un tiempo de 1:48.11–, prestación que no le permitió pasar a semifinales y que le clasificó en la 35.ª posición entre 60 competidores.

En el nuevo ciclo olímpico, cambios estructurales se produjeron en la carrera deportiva de Cerezo. Una nueva lesión le mantuvo bajo mínimos en el comienzo del camino hacia los Juegos de Atenas 2004 y supuso una nueva prueba para su motivación e ilusión, que, con todo, se mantuvieron altas. Asimismo, en 2002 retornó al club de sus orígenes atléticos, al CA Mijas, y, por otra parte, en acuerdo con su entrenador Rafa Morales, decidió cambiar de distancia y subir al 1.500 metros.

En la distancia reina del mediofondo, su primer resultado relevante fue la 4.ª plaza obtenida en Salamanca en el Campeonato de España absoluto al aire libre de 2002, posición que no mejoraría en los siguientes envites nacionales: 6.º en el Nacional en pista cubierta de 2003, en el Velódromo Luis Puig, y 7.º en el Nacional al aire libre de 2003, en el jerezano Estadio de Chapín. Los 1.500 metros, una vez más, mostraron ser la distancia con más nivel y competencia en el atletismo español y nuestro protagonista no llegó al nivel exigido para participar en los Juegos Olímpicos.

Pese a ello, nuestro malagueño insistió con entusiasmo en los 1.500 metros en los cuatro años que se abrieron hasta Pekín 2008, pero de nuevo los resultados no le acompañaron al nivel que hubiera deseado. En 2005 fue otra vez 7.º en el Campeonato de España absoluto al aire libre, en el nuevo Estadio Ciudad de Málaga, y se dejó ver con discreción en el Mitin de Sevilla, el primer Mitin Iberoamericano de Huelva y el VIII Trofeo Ciudad de Castellón.

El año 2006 resultó realmente desesperanzador en cuanto a prestaciones en la pista, pues ni siquiera llegó a la final de los 1.500 en el Nacional al aire libre –en el Centro Aragonés del Deporte (Zaragoza)– y solo se anotó un discreto 9.º puesto en la VI Reunión Internacional Villa de Bilbao. La nota extravagante la dio su participación en la prueba corta –19.º clasificado– del Campeonato de España de campo a través, celebrado en La Moragal-Llaneras (Asturias).

Tampoco mejoraron los resultados en la campaña de 2007, en la que otra lesión le impidió incluso entrenar, disipando el ya de por sí lejano sueño de ser olímpico por segunda vez, y a la larga le condujo a la retirada a los 35 años de edad.

Actualmente, el Guinda, como es conocido en el mundillo del atletismo, trabaja para el Patronato Municipal de Deportes de Mijas en el gimnasio municipal, así como en el club de atletismo de esta localidad malagueña, enseñando a los jóvenes por las tardes el oficio de atleta.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas