José Bombillar Torres

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

José Bombillar Torres
Paralímpico

Pepe
Bombillar

Granada

José Bombillar Torres

25.05.1958

Granada

4
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
1988 Innsbruck (Austria)Esquí alpinoMasculinaDescenso LW1
No terminó
1988 Innsbruck (Austria)Esquí alpinoMasculinaGigante LW1
No terminó
1988 Innsbruck (Austria)Esquí alpinoMasculinaEslalon LW1
Descalificado
1992 Albertville (Francia)Esquí alpinoMasculinaDescenso LW1,3,5/7,9
Puesto 20
1992 Albertville (Francia)Esquí alpinoMasculinaGigante LW1,3,5/7,9
No terminó
1992 Albertville (Francia)Esquí alpinoMasculinaEslalon LW1,3,5/7,9
Puesto 14
1994 Lillehammer (Noruega)Esquí alpinoMasculinaSupergigante LW1/3
No terminó
1994 Lillehammer (Noruega)Esquí alpinoMasculinaEslalon LW1/3
No terminó
1998 Nagano (Japón)Esquí alpinoMasculinaDescenso LW1,3,5/7,9
Descalificado
1998 Nagano (Japón)Esquí alpinoMasculinaSupergigante LW1,3,5/7,9
Puesto 7
1998 Nagano (Japón)Esquí alpinoMasculinaGigante LW1,3,5/7,9
Descalificado
1998 Nagano (Japón)Esquí alpinoMasculinaEslalon LW1,3,5/7,9
Puesto 11


Biografía de José Bombillar Torres

Pepe Bombillar es el deportista andaluz con más Juegos Paralímpicos de Invierno en su haber, cuatro (Innsbruck 1988, Albertville 1992, Lillehammer 1994 y Nagano 1998), en los que siempre compitió al menos en una prueba de velocidad y otra técnica, con resultados dispares –se clasificó en cuatro de las doce pruebas en las que tomó parte–, y en cuyo marco recibió en 1998 la satisfacción de obtener un magnífico diploma en supergigante, el gran premio a la constancia y la longevidad de una trayectoria deportiva que superó las veinte temporadas en activo.

Hijo de Rafael y Carmen, Juan José nació el 25 de mayo de 1958 en Granada y desde joven mostró sentirse seducido por la montaña que cada día veía a lo lejos, Sierra Nevada, convirtiéndose en uno de sus habituales caminantes y alpinistas y disfrutando de aquel entorno privilegiado en cada ocasión que tenía. Sin embargo, como toda rosa tiene sus espinas y estas se clavaron en el cuerpo de Pepe el viernes 22 de julio de 1983 cuando un piedra cayó sobre él mientras intentaba abrir una nueva vía de escalada en la cara norte del Veleta. Consecuencia del accidente, a nuestro protagonista tuvieron que amputarle las dos piernas, la derecha a nivel de la rodilla (amputación femoral) y la izquierda sobre la tibia.

Tras largo tiempo internado en un centro hospitalario de Granada, Pepe encaró la siempre difícil rehabilitación y el paulatino regreso a la vida cotidiana, entre cuyas actividades quiso que se mantuviese el contacto con su querida montaña. No siendo factible el retorno a la escalada, debido de la gravedad de sus lesiones, el joven granadino se inició en el esquí alpino armado de paciencia y valor para asimilar la compleja técnica de deslizarse ladera abajo con prótesis y bastones o estabilos.

En dicho aprendizaje, Bombillar comenzaría sobre dos prótesis, pero dadas las numerosas caídas que sufría a la salida de las puertas en las bajadas técnicas (eslalon y gigante), terminó optando por esquiar sobre una sola prótesis en la pierna menos afectada, la izquierda.

Integrado en la clase funcional LW1 para discapacitados físicos, de José bien podría decirse que fue uno de los precursores del esquí adaptado en España, no en vano compuso la primera expedición española al Campeonato del Mundo (1986) y asistió en primera persona al nacimiento del Campeonato de España de Esquí Alpino para Minusválidos, cuya primera edición data de 1987 y fue celebrada en Baqueira Beret (Lérida) con la presencia de 18 esquiadores –14 españoles y 4 franceses invitados. Asimismo, integró el primer plan de preparación específico en deportes invernales impulsado por la Federación Española de Deportes para Minusválidos (FEDM) con vistas a la segunda participación nacional en la historia de los Juegos Paralímpicos, que tuvo lugar en Innsbruck 1988. Hasta la capital tirolesa se desplazaron seis esquiadores españoles, entre ellos Pepe Bombillar, su paisano el fondista Miguel Ángel Pérez Tello y el granadino de adopción Javier Pascual Núñez.

Los IV Juegos Paralímpicos de Invierno tuvieron lugar del 18 al 25 de enero de 1988, siendo los últimos que se celebraron en una sede separada de los Juegos Olímpicos. Las pruebas alpinas, en las que compitió Bombillar, se desarrollaron en el dominio esquiable de Mutterer Alm y a la división concreta de Pepe (LW1) concurrieron cinco esquiadores: los americanos Dan Ashbaugh y Mark Godfrey, el canadiense Stephen Ellefson, el japonés Tsutomu Mino y Bombillar, quien no logró terminar ninguna de las pruebas. En descenso –la primera– y gigante se salió de pista y en eslalon fue descalificado. La medalla de oro en las tres pruebas correspondió a Ashbaugh.

Cuatro años después, en Albertville 1992 (25 de marzo al 1 de abril), la competencia fue mucho más nutrida –una treintena de esquiadores en conjunto– al haberse unido la mitad de las categorías de pie para la disputa de las pruebas. La primera de todas, el descenso, que como todas las alpinas se celebró en Tignes, fue ganada por el alemán Gerd Schoenfelder (1:12.62), quien también se impondría en gigante (2:18.84). Nuestro biografiado concluyó 20.º y último en descenso (1:44.38) y no terminó el gigante. En eslalon, ganó el canadiense Jeff Dickson (1:20.98) y Bombillar fue 14.º y penúltimo, con 2:08.39.

En Lillehammer 1994 (10 al 19 de marzo), cuya estación de Hafjell acogió las pruebas técnicas y Kvitfjell las de velocidad, Pepe Bombillar debutó en supergigante, prueba que venció el ruso Alexei Moshkine y en la que el andaluz no logró terminar. Posteriormente, el granadino no tomó la salida en gigante y concluyó su participación en eslalon –ganó el americano Chris Young– saliéndose en una de las mangas.

José Bombillar, a los 39 años de edad, cerró su idilio con las Paralimpiadas de invierno en Nagano 1998, a la sazón sus mejores Juegos. En la sede de Hakuba –pruebas de velocidad– debutó el 7 de marzo en descenso, en el que fue descalificado. Participaron 15 esquiadores y ganó el australiano James Lawrence Patterson. Luego, el 9 de marzo, otro austral ganaba el oro en supergigante, el neozelandés Kevin O’Sullivan, con 1:14.15 una vez aplicado el factor corrector (1:32.59 real), en tanto que Bombillar concluyó 7.º de 11 clasificados (con un tiempo de 1:22.61, 1:43.15 real) y se hacía con el galardón más preciado de su vida deportiva: el diploma paralímpico.

Ya en Shiga Kogen, escenario de las bajadas técnicas, el 11 de marzo Bombillar fue descalificado en la primera manga del gigante –con la meta a la vista y cuando llevaba un gran tiempo– y no pudo terminar una prueba que ganaría el ruso Moschkine gracias al factor (el mejor, de largo fue el alemán Schönfelder). Por último, Bombillar cerraba su carrera paralímpica el 13 de marzo con el 11.º puesto en eslalon –marcó un tiempo de 2:47.10 (3:28.88 reales)–, prueba que se adjudicó Gerd Schönfelder (1:46.06, 1:51.80 reales), uno de los mitos del Paralimpismo blanco, poseedor de 22 medallas.

Además de los Juegos, la calidad de Pepe Bombillar fue premiada con la convocatoria para la disputa de las ediciones tercera, cuarta y sexta del Mundial, a saber, Sälen (Suecia) en 1986, Winter Park (Estados Unidos) en 1990 y Anzère (Suiza) en 2000, habiéndose perdido el capítulo intermedio de Lech (Austria), en 1996. Hay que indicar que en 1990 el andaluz concluyó 10.º en descenso, 8.º en gigante y 11.º en eslalon, mientras que en el último campeonato –se unificaron las clases LW 1, 3, 5, 7 y 9– fue 12.º en descenso y 10.º en gigante, no partió en supergigante y fue descalificado en la primera bajada del eslalon.

Internacionalmente, también hay que destacar que en 1991 ganó las pruebas de descenso, supergigante y gigante clase LW1 en el Campeonato de Francia abierto, celebrado en Les Angles, participación que se enmarca en la línea de colaboración que las federaciones española y francesa llevaron a cabo entre la segunda mitad de los años 80 y primera parte de los 90 del siglo pasado. Dentro de estas acciones cabe reseñar la institución entre ambas naciones de la Copa Internacional de los Pirineos en 1987, la cual a partir de 1994 y durante algunos años se disputó junto al Campeonato de España, abierto a la inscripción de deportistas galos y de otros países.

En el ámbito de los campeonatos nacionales, el palmarés de Pepe es extensísimo, fruto de su presencia casi ininterrumpida desde la edición inaugural a 2009, período de 23 inviernos en el que, antes de glosar sus medallas, conviene subrayar algunos aspectos, como su cometido en la creación en mayo de 1998 del Club Deportivo Estabilos en Granada, cuyos colores lució hasta el final de su trayectoria.

En los primeros nacionales, del 10 al 12 de abril de 1987, Pepe conquistó su primera medalla de oro nacional al ganar el supergigante en la categoría LW3 (dos prótesis) –en la que era el único participante–, pero no pudo repetir podio en gigante y eslalon, que no logró concluir por sendas caídas. Tales incidentes se redujeron a partir de 1996, cuando tras realizar ajustes en la prótesis (desde 1990 compitió con una sola) ganó en velocidad y seguridad en carrera.

Asimismo, hay que reseñar la unión de categorías y la aplicación del factor de compensación producida a partir de 2005 en todas las competiciones –internacionales y nacionales–, por la que las clases funcionales de discapacidad física quedaron reducidas a dos, silla (sitting) y pie (standing), en contraposición a las doce (LW 1 a 12) que anteriormente poseían títulos propios, lo que implicó más competencia y menos posibilidades de medalla. Sin embargo, hay que matizar que hasta ese año 2005, no era infrecuente que se agrupasen ciertas clases bajo una misma prueba para garantizar un mínimo de competencia, como sucedió en los campeonatos de España de 1997 a 2004, en los que las clases 1, 3, 4 y 9 concursaron juntas.

Hechas estas apreciaciones, el palmarés estatal de José Bombillar en el Campeonato de España se compone de 42 medallas (35 de oro, 4 de plata y 3 de bronce), habiendo conseguido títulos en todas las disciplinas: descenso (1996 y 2002), supergigante (1987, 1991, 1993, 1995, 1996, 1999, 2001, 2003 y 2004), gigante (1990, 1991, 1992, 1994, 1996, 1997, 1999 y 2001), eslalon (1990, 1991, 1992, 1994, 1995, 1996, 1997, 1999, 2002, 2003 y 2004) y combinada (1994, 1999, 2002, 2003 y 2004). Su última presea acaeció en 2009 –bronce en eslalon– en la despedida de los nacionales, que quiso escenificar en Sierra Nevada.

No obstante, desde entonces, su afición al esquí se ha mantenido intacta y ha seguido dejándose ver en pruebas de menor nivel de su entorno, como sucedió en 2014, cuando a sus 56 años de edad ganó en el macizo granadino el IX Trofeo Santiveri en la categoría de pie.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas