José Antonio González Beltrán

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

José Antonio González Beltrán
Jaén

José Antonio González Beltrán

11.06.1974

Linares (Jaén)

1
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2000 Sídney (Australia)AtletismoMasculina1.500 m T20
Puesto 8


Biografía de José Antonio González Beltrán

Nacido el 11 de junio de 1974 en Linares (Jaén), José Antonio González padeció a los dos años de edad una poliomielitis que le produjo una hemiparesia –parálisis parcial que afecta a brazo y pierna– del lado izquierdo del cuerpo, de forma que la silla de ruedas fue una compañera no deseada pero obligada en una infancia que resultó particularmente difícil para este deportista querido y reconocido en su lugar de origen y que ha hecho del atletismo un modo de vida.

A las operaciones de que fue objeto en Granada y Jaén para mejorar su capacidad motora y la rehabilitación posterior a las mismas, con el trasiego de los desplazamientos, se unió la circunstancia del fallecimiento de su padre Antonio y la delicada situación en la que quedó su madre Juana, quien con 21 años tuvo que sacar adelante a sus tres hijos. Afortunadamente, la dedicación a José Antonio y la constancia de este tuvieron una primera alegría cuando con 8 años pudo caminar por primera vez sin la ayuda de muletas. Este gran avance antecedió a la prescripción de los médicos de que José Antonio anduviese todo lo posible para dotar de mayor capacidad y normalidad a la pierna izquierda, la cual medía unos diez centímetros menos que la derecha y tenía los dedos agarrotados.

De esta forma, nuestro caminante fue adquiriendo mayor fuerza y movilidad hasta llegar a un momento sumamente trascendental en su vida, como fue conocer el atletismo. Sucedió en 1987, cuando contaba con 13 años, y el consejo de que hiciese deporte –como él cuenta– le llevó a “las pistas de atletismo Mariano de La Paz con un aparato en la pierna. Vi que la pista se estaba construyendo y, cuando entré, había una lona de tierra y empecé a dar vueltas. Recuerdo el olor a tartán nuevo. Por esas fechas había unos juegos y empecé a correr. Creo que el atletismo lo traía dentro”.

Su primera competición fue la Carrera Urbana de San Antón, en Jaén, participando en la prueba infantil de 1988, año en el que empezó a entrenar con el club Correcaminos, si bien su consolidación como corredor vendría asociada a la constitución en 1991 del Club Deportivo Cultural Disminusport de Linares, al cual llegó de la mano de uno de los cofundadores, Alfonso Delgado, quien le animó a iniciar una trayectoria de rendimiento en el atletismo dadas sus cualidades. El otro impulsor de la entidad, Andrés Padilla Martos, se convertiría en su entrenador a partir de entonces.

Ese año de 1991 González Beltrán compitió en un bilateral entre Andalucía e Inglaterra celebrado en Marbella en octubre, siendo su debut en una competición específica para discapacitados intelectuales y ganando en 200, 400 y 800 metros y salto de longitud.

La temporada de 1992 fue, sin duda, la primera en la que nuestro biografiado creyó en sus posibilidades. Mientras la España de los deportes adaptados preparaba las Paralimpiadas de Barcelona, el joven linarense de 18 años se proclamaba campeón andaluz de 400 y 800 metros y subcampeón en lanzamiento de jabalina y debutaba en el Campeonato de España de atletismo de la Federación Española de Deportes para Discapacitados Intelectuales (FEDDI), apoderándose de su primera medalla (bronce en 800 metros), mientras comenzaba a acunar el sueño de ser algún día paralímpico.

El primer asalto a este anhelo se produjo con vistas a Atlanta 1996. Más maduro y con varios títulos nacionales a sus espaldas en velocidad (200 y 400) y medio fondo (800), el linarense estuvo en la preselección del Comité Paralímpico Español y buscó con ahínco reunir los criterios impuestos en 200 metros, cosa que no llegó a producirse.

En el siguiente ciclo paralímpico, José Antonio centró sus aspiraciones en los 1.500 metros, prueba que desde entonces ha compaginado con los 800 metros convirtiéndose en un mediofondista puro y ganándose el apodo de Aouita, en referencia al as marroquí Said Aouita. Esta vez, el objetivo se cumplió y el sueño de juventud se hizo realidad en los Juegos de Sídney 2000, pese a la complejidad de proceso selectivo. “Era casi imposible. Tuve que ir al Campeonato de Europa, quedar campeón de España, clasificarme para el Campeonato del Mundo y hacer la mínima tres veces”, recuerda.

De ahí que, cuando el 28 de octubre de 2000 saltó a la pista del Estadio Olímpico de Sídney para participar en la final directa de 1.500 metros categoría T20, nuestro espigado corredor andaluz era, sin lugar a dudas, uno de los hombres más felices del mundo. El resultado pudiera parecer discreto –8.º y último, con un tiempo de 4:18.57, por los 3:57.23 del australiano Paul Mitchell, campeón–, pero no debiera obviarse la exigencia clasificatoria de estos Juegos –exclusivamente viajaron los ocho finalistas– y el valor del diploma conseguido.

Tras aquellas Paralimpiadas, José Antonio González Beltrán nunca ha renunciado al intento de revivir la inefable experiencia de estar en unos Juegos, pero el veto impuesto por el Comité Paralímpico Internacional a los deportistas de la Federación Internacional de Deportes para Discapacitados Intelectuales (INAS) sesgó sus posibilidades para Atenas 2004 y Pekín 2008 y, cuando dicha prohibición se levantó en Londres 2012, nuestro protagonista ya estaba fuera del equipo nacional.

Su debut con la camiseta española se produjo en 1997 en el marco del Mitin de Lisboa (4.º en 400 metros y medalla de bronce en relevo 4×400), punto de partida de una singladura internacional concentrada de 1998 a 2004 y sumamente completa, pues ha asistido a todos y cada uno de los grandes eventos de la INAS, destacando la primera edición de los Juegos Mundiales (Global Games), celebrados del 25 de julio al 3 de agosto en Bollnäs (Suecia) y donde se quedó al borde de las finales de 800 (10.º puesto en la clasificación final) y 1.500 (11.º).

Asimismo, el corredor andaluz concurrió a los Campeonatos del Mundo al aire libre de Sevilla 1999 (2.ª edición) –medalla de plata en 4×400, 8.º en 1500 y descalificado en las semifinales de 800– y Túnez 2003 –12.º en 800, 10.º en 1500m y 9.º en 4×400–, y a los terceros mundiales en pista cubierta, Budapest 2004, en los que se colgó dos medallas: plata en 800 y bronce en 1.500.

En el ámbito continental, fue seleccionado para las ediciones inaugurales de los campeonatos de Europa al aire libre (Lisboa 1998) y en sala (Bollnäs 2000), con un balance de cuatro medallas (plata en 800 y 4×400 en Portugal y bronce en 800 y 4×400 en Suecia) y dos sextos puestos (400 outdoor y 1.500 indoor).

Como consecuencia de la preparación invernal que ha efectuado en campo a través desde 1996 –ese año debutó en el Campeonato de España, en Santander– para ganar resistencia, el jiennense también ha competido en el extranjero en los principales acontecimientos de esta especialidad, subrayando su presencia en el I Campeonato del Mundo para discapacitados intelectuales, que acogió la localidad polaca de Ostrzeszów en 2002. Allí, Aouita concluyó 14.º en el cross corto (5.º por equipos) y 18.º en la prueba larga (4.º colectivo).

Previamente a la existencia del Mundial, el combinado español y José Antonio habían competido en la Copa del Mundo de Birmingham 1998 (plata por equipos) y el Torneo Internacional de Campo a Través de Vilamoura (Portugal) en 1999 (bronce por equipos y 22.º individual), 2000 (12.º individual), 2001 (bronce por equipos y 12.º individual y 2002 (plata por equipos y 7.º individual). Más adelante, José Antonio asistió al Campeonato de Europa de 2007, en Cieza (Murcia), que se celebró conjuntamente con el Campeonato de España, aunque como representante del club Disminusport y fuera del ámbito de la selección española, por lo que su 18.º puesto individual no contó a efectos clasificatorios europeos.

Si nutrido y exitoso es el palmarés internacional de nuestro biografiado, no menos bruñido en oro es el estatal, el cual engloba participaciones en cinco campeonatos de España diferentes: los cuatro de la FEDDI –el Campeonato de España (se compite por clubes), el de Selecciones Autonómicas (al aire libre), el de Pista Cubierta (por autonomías) y el de campo a través (por clubes)– y el Campeonato de España de Atletismo Adaptado (IPC), que nació en 2008 para englobar todas las discapacidades sin perjuicio de que cada federación continúe celebrando el suyo propio.

En este último, el linarense solo asistió a los capítulos de Basauri 2012 (9.º en 800 T11-13) y Alcorcón 2016, siendo en este último donde se alzó con el triunfo en 1.500 T20, que él afirma es su 57.ª medalla de oro nacional.

Dentro de los nacionales de la FEDDI nos hemos centrado en aquellos donde fehacientemente se pone en juego el título nacional, que son los campeonatos por clubes. En los de pista al aire libre, suma 42 medallas (24 de oro, 14 de plata y 4 de bronce), habiendo obtenido la corona nacional en 200 metros (1994 y 1996), 400 metros lisos (1993, 1994, 1995, 1996 y 1997), 800 metros (1993, 1994, 1995, 1997, 1999, 2001, 2002, 2003, 2010, 2011 y 2012) y 1.500 metros (2001, 2002, 2003, 2005, 2006 y 2007). Por su parte, fue subcampeón de España en 200 (1995), 800 (2004, 2005, 2006, 2007 y 2009), 1.500 (1993, 1999, 2000, 2004, 2009, 2010 y 2013) y salto de altura (2009) y tercer clasificado en 800 (1992 y 2013) y 1.500 (1994 y 2012).

Dentro de la especialidad de campo a través, posee 9 medallas nacionales individuales (oro en 2002 y 2003, plata en 1996, 1997 y 1999, y bronce en 2000, 2005, 2006 y 2012) y seis títulos colectivos, dos con Andalucía (1999 y 2000) –cuando el torneo se hacía por selecciones autonómicas– y cuatro consecutivos con el Disminusport (2010, 2011, 2012 y 2013), así como el subcampeonato en 2014.

En otro orden de méritos, cabe reseñar que el andaluz ha ostentado el récord de España de 800 metros en pista cubierta desde el 16 de marzo de 2002, día que hizo 2:13.04 en Oviedo, hasta marzo de 2011, cuando el castellonense José Martínez Morote, su gran rival en medio fondo, mejoró la plusmarca de Aouita de 2:02.09 –la cuarta del jiennense– realizada el 6 de febrero de 2007 en Valencia. También poseyó el tope nacional en medio maratón, con un tiempo de 1:23:28 llevado a cabo el 28 de noviembre de 2010 en Córdoba.

José Antonio González Beltrán ha padecido en los últimos años distintas lesiones que han mermado su rendimiento y le han impedido estar presente desde 2014 en el Campeonato de España FEDDI. En 2016, reapareció tras más de un año inactivo en el Nacional de cross, en Santander, y posteriormente compitió en el Nacional por autonomías en San Fernando (Cádiz) y en el XVIII Mitin Paralímpico de Basauri, donde recibió un homenaje a toda su trayectoria al bautizarse con su nombre la carrera de 800 metros.

En la actualidad, José Antonio, que formó parte de la comisión delegada de la FEDDI como representante de deportistas desde 2002 a 2013, continúa en activo a sus 43 años de edad y está en pleno proceso de recuperación de su última lesión, una microrrotura fibrilar en el gemelo izquierdo que le impidió presentarse en 2017 a los grandes compromisos estatales con su nuevo club, el Saytu Adaptado Javi Conde. Pese a todo, prosigue con la misma ilusión de los primeros años, ofreciendo su testimonio de autorrealización allá donde se le reclama e involucrado en la vida deportiva y social de Linares, donde participa en iniciativas solidarias al lado de su mujer, Juani Campos, a la que conoció con 15 años. En 2003 fue distinguido con el Premio Andalucía de los Deportes.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas