Jaime Fernández Serrano

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Jaime Fernández Serrano
Sevilla

Jaime Fernández Serrano

17.09.1968

Sevilla

1
Juegos OlímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
1992 Barcelona (España)NataciónMasculina100 mariposa
Puesto 29
1992 Barcelona (España)NataciónMasculina4x100 estilos
Puesto 10


Biografía de Jaime Fernández Serrano

Nacido el 17 de septiembre de 1968 en Sevilla, este espigado nadador de 1,89 metros de altura empezó en la natación por puro azar, siendo una de las tantas modalidades deportivas que practicaba y en las que, por sus facultades físicas, destacaba y disfrutaba. ¿El porqué de la elección? La respuesta quizás esté en las dotes pedagógicas y didácticas del entrenador Manuel Antonio Mata Cardona, quien, cuando Jaime contaba con 12 años, logró ilusionarlo con la natación de rendimiento en la piscina del Club Tenis Sevilla, en Mairena del Aljarafe (Sevilla), club cuya denominación, a lo largo de los años, ha ido cambiando por diversos motivos y circunstancias a Club Natación Poseidón y, actualmente, Club Natación Mairena. De cualquier forma, con un nombre u otro, ha sido el club pionero de la natación en la provincia de Sevilla, tanto en la enseñanza y perfeccionamiento de la natación para niños y jóvenes como en la organización de eventos.

“Robado” para la natación, nuestro protagonista empezó un camino de dedicación y completa entrega a los entrenamientos haciendo suya la piscina del Colegio San José Sagrados Corazones, en Sevilla, escenario de sus progresiones increíbles en la técnica del nado y en las marcas, fundamentalmente en el estilo mariposa. Avances que llamaron la atención de la Real Federación Española de Natación, que en 1988 le concedió una beca –previa solicitud– para estar en la Residencia Joaquín Blume de Madrid y entrenar en condiciones idóneas y con casi dedicación exclusiva dentro del grupo de elite de la natación española con vistas a los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, bajo la dirección técnica de entrenadores como Fernando Navarro, Jordi Murio, Alberto García y Tomás Isturiz.

En estas condiciones, con su trabajo y talento, los resultados competitivos no se hicieron esperar y en la temporada de 1989 logró sus primeras medallas nacionales absolutas –bronce en 100 mariposa en el Campeonato de España de Invierno, en Madrid, y en el Campeonato de España Absoluto de Verano, en Benidorm (Alicante)–, así como la internacionalidad en el Cuatro Naciones de Lisboa (Portugal) –oro en 100 mariposa y 4×100 estilos.

En 1990, el sevillano volvió al podio de los Nacionales. Fue medalla de oro en 100 mariposa –y 4.º en 200 mariposa– en el Campeonato de España de Invierno, en Madrid y medalla de bronce en 100 mariposa –y 7.º en 200 mariposa– en el Campeonato de España de Verano, en Mataró (Barcelona). Además, alcanzó el podio en ambas pruebas y en 4×100 estilos en la Copa Latina, celebrada en La Paz (Bolivia), y en el Cuatro Naciones de Viena (Austria).

Llegó así la campaña previa a los Juegos, 1991, en la que el hispalense se reafirmó como uno de los dominadores del estilo mariposa en España, concretamente en la prueba de 100 metros, en la que obtuvo la medalla de oro en el Nacional de invierno y la medalla de plata en el de verano, celebrados en Madrid y Barcelona, respectivamente. Por su parte, en el ámbito internacional subió un nivel con la consecución de la medalla de plata en 4×100 estilos y la 4.ª posición en 100 mariposa en los Juegos Mediterráneos, celebrados en Atenas (Grecia), así como debutando en el Campeonato de Europa en piscina de 50 metros –también en Atenas– que acabó 10.º en 100 mariposa y 5.º en 4×100 estilos, junto a Adolfo Coll Gil, Sergio López Miró y Martín López-Zubero Purcell.

Su estatus era indiscutible y en 1992 no hizo sino corroborarlo ganando el Campeonato de España de invierno, siendo 10.º en la Copa del Mundo de Bonn (Alemania) y 4.º en el Mitin Internacional de Cannes (Francia), éxitos estos y los anteriores que le llevaron a ser seleccionado para representar a España en 100 mariposa y como relevista titular en el relevo 4×100 estilos en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

Allí, en las Piscinas Picornell del Montjuich, debutó el 27 de julio en la prueba individual firmando el 29.º mejor tiempo (55.62) entre 69 nadadores y, por tanto, no pudiendo pasar a las finales. Posteriormente, el 31 de julio, junto a Martín López-Zubero, Ramón Camallonga y Carlos Ventosa, rozó la final en la prueba combinada al lograr el 10.º mejor registro (3:44.12) de las eliminatorias –a 24 centésimas de la clasificación–, que congregaron a 23 equipos.

Con la mente puesta en los siguientes Juegos, el ciclo olímpico de Atlanta 1996 presenció la mejor versión de Jaime Fernández, tanto individualmente como formando parte de un relevo nacional de estilos memorable. En el ámbito doméstico, hizo casi completamente suya la prueba de 100 mariposa al imponerse en el Campeonato de España de Invierno de 1994 y en el Campeonato de España Absoluto de Verano en las campañas de 1993, 1994 y 1995. Cuatro nuevas medallas de oro nacionales –para un total de seis en toda su carrera– a las que unió una solvente y brillante actuación fuera de las fronteras españolas.

En 1993, participó en los Juegos Mediterráneos de Languedoc-Rosellón (Francia) y en el Campeonato de Europa de Sheffield (Reino Unido). En los primeros, obtuvo la medalla de plata en 4×100 estilos y el 5.º puesto en 100 mariposa, mientras en los segundos fue 10.º en 100 mariposa y 7.º en 4×100 estilos, junto a Sergi López, Martín López-Zubero y Carlos Ventosa. Pero por encima de todo acudió a la primera edición del Campeonato del Mundo en piscina de 25 metros, en Palma de Mallorca, donde con Carlos Ventosa, Sergi López y José María Rojano alcanzó la medalla de plata en 4×100 estilos, representando este metal el máximo logro de un andaluz en este evento –por delante de la otra medallista en el certamen, Duane Da Rocha, bronce en Estambul 2012, en 200 espalda– y la única medalla mundialista de un relevo español. Asimismo, Jaime accedió a la final del 100 mariposa y quedó clasificado en 8.ª posición.

Al año siguiente, acudió al Campeonato del Mundo de piscina larga, en Roma (Italia) –15.º en 100 mariposa y finalista (8.º) en 4×100 estilos, con Sergi López, Martín López-Zubero y Carlos Ventosa– y en 1995 fue seleccionado para el Campeonato de Europa de Viena (Austria), donde firmó el 20.º puesto en 100 mariposa.

A finales de 1995, en la recta final de la preparación para los Juegos, nuestro protagonista abandonó la Residencia Joaquín Blume y volvió a vivir y entrenar en Sevilla. No obstante, diversas circunstancias impidieron que el andaluz culminase el objetivo propuesto, que no era otro que estar en Atlanta 1996, y ello le condujo a tomar la decisión de dejar la alta competición en la temporada de 1996. Sin embargo, por solicitud de Antonio Reina Librero, volvió a las piscinas representando al Club Natación Mairena en el ámbito territorial –fundamentalmente Campeonato de Andalucía– en 1999, prolongando la actividad como nadador hasta 2003, en el que se despidió definitivamente de la competición.

Jaime Fernández llegó a batir 5 récords nacionales absolutos, uno individual y cuatro colectivos. En piscina de 25 metros, ostentó el de 100 mariposa (53.92), 4×50 estilos (1:41.98, 26-1-1992 en Bonn) y 4×100 estilos (3:38.94 y 3:36.92), reseñando que las tres marcas del hectómetro fueron logradas el mismo día, el 2 de diciembre de 1993, durante los mundiales de Palma de Mallorca, concretamente en la final de mariposa y en las series y la final de la prueba de relevos –la marca permaneció intacta durante doce años. Por su parte, en piscina larga, el sevillano y sus compañeros batieron el récord nacional de 4×100 estilos durante los Juegos de Barcelona, el cual se mantuvo en las tablas durante ocho años.

Actualmente, casado y con tres hijos, entrenador superior de natación y diplomado en Marketing Empresarial, trabaja en el Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe como coordinador de actividades acuáticas.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas