Francisco González Montañez

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Francisco González Montañez
Paralímpico

Francis
González

Málaga

Francisco González Montañez

18.01.1968

Lyon (Francia)

2
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2004 Atenas (Grecia)Ciclismo_PistaMasculinaKilómetro en tándem
Puesto 14
2004 Atenas (Grecia)Ciclismo_PistaMasculinaPersecución en tándem
Puesto 6
2004 Atenas (Grecia)Ciclismo_PistaMasculinaCombinada en tándem
Puesto 9
2008 Pekín (China)Ciclismo_PistaMasculinaKilómetro en tándem
Puesto 9
2008 Pekín (China)Ciclismo_PistaMasculinaPersecución en tándem
Puesto 8
2008 Pekín (China)Ciclismo_CarreteraMasculinaContrarreloj en tándem
Puesto 6
2008 Pekín (China)Ciclismo_CarreteraMasculinaFondo en tándem
Puesto 9


Biografía de Francisco González Montañez

Francis González conforma junto con su paisano y piloto Juan Francisco Suárez el tándem masculino más exitoso de la historia del ciclismo andaluz, con un botín de seis medallas en Campeonatos del Mundo y tres diplomas paralímpicos en sus dos participaciones (Atenas 2004 y Pekín 2008).

González Montañez –él mismo subraya la pronunciación aguda de su segundo apellido– nació el 18 de enero de 1968 en Francia, en concreto en Lyon, adonde emigraron desde Churriana sus padres Luis –albañil– y Josefa en busca de un mejor porvenir. Sin embargo, los problemas de asma de Francis, el mayor de tres hermanos, aconsejaron a la familia un pronto regreso a su pueblo, donde nuestro protagonista se formaría académicamente en el Colegio Público Manuel Fernández y, más tarde, en el centro de Formación Profesional Antonio Gala, especializándose en automoción, lo cual le permitió entrar a trabajar en un taller de la firma Renault.

Su vida sufrió, no obstante, un vuelco inesperado el 10 de enero de 1992, a la edad de 23 años, cuando un accidente de automóvil por exceso de velocidad le provocó una pérdida de agudeza visual binocular grave por desprendimiento y defecto de retina. Un suceso del que tardó años en recuperarse, hasta que empezó con el ciclismo como reto personal y refugio, primero con una bicicleta de montaña con la que cubrió el Camino de Santiago y, a partir de 1999, en el ciclismo de carretera afiliado a la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE).

Su debut en carrera se produjo en 2000 en una prueba en Algeciras en la que tuvo como compañero de tándem y guía a José Ignacio Rubio. No pasó mucho tiempo para que Francis diese un salto de calidad de la mano de Juan Francisco Suárez, con el que constituyó en 2001 una pareja magnífica, plena de entendimiento y que desarrollaría una carrera muy fructífera a lo largo de toda una década.

Los primeros resultados llegaron ese mismo año en los campeonatos de España, en los que se colgaron dos medallas de bronce, en fondo en carretera en León –quintos en contrarreloj– y en persecución en pista en Barcelona. Méritos que hicieron que el seleccionador nacional, Faustino Rupérez, se fijase en sus cualidades para hacerles debutar internacionalmente en el Campeonato de Europa de Suiza, cosa que solo hizo González, quien debió buscarse otra pareja ante la imposibilidad de acudir de Juan y halló en el granadino Fernando Sánchez un sustituto ideal, pues se proclamaron campeones continentales de persecución en el velódromo de Zúrich y, además, se anotaron la medalla de bronce en fondo en carretera en Neuchâtel.

De vuelta con Juan Francisco Suárez, la progresión del dúo malagueño fue espectacular a partir de 2002, como atestigua la cosecha acumulada en dos campeonatos del mundo de la IBSA (Federación Internacional de Deportes para Ciegos) consecutivos: Altenstadt 2002, en Alemania (bronce en contrarreloj, 8.º en kilómetro y 10.º en velocidad), y Quebec 2003, en Canadá (oro en contrarreloj, plata en persecución y bronce en fondo). Además, fueron campeones (fondo y contrarreloj) en los Juegos Corporativos Mundiales (World Corporate Games) que acogió Sevilla en 2002 y el prestigioso Tour de Bélgica en 2003, en cuya edición de 2002 habían sido quintos.

A nivel doméstico, huelga decirlo, las medallas fueron muchas en esta etapa: plata en kilómetro en Galapagar 2002, oro en fondo y plata en contrarreloj en Alovera 2003, plata en persecución y kilómetro en Galapagar 2003 y plata en persecución y bronce en kilómetro en Galapagar 2004.

La recompensa a todo este bagaje no fue otra que participar en los Juegos de Atenas 2004, cuyo debut tuvo lugar el 18 de septiembre en la prueba de persecución en pista, en la que obtuvieron el puesto 7.º en la calificación con 4:38.953, por lo que pasaron a cuartos de final, donde les tocó enfrentarse con los holandeses Jan Mulder y Pascal Schoots, que les doblaron. Así, González y Suárez acabaron sextos empatados con otros dos tándems doblados y se llevaron un diploma, mientras el oro fue para Australia (Robert Crowe y Kieran Modra).

El día 22 regresaron al velódromo de Atenas para competir en el kilómetro salida parada, pero la cosa fue peor: con un tiempo de 1:08.512, se clasificaron en el puesto 14.º entre 19 tándems. El oro, de nuevo para Australia (Anthony Biddle y Kial Stewart), con 1:05.141.

Tres días después, los andaluces tomaron parte en la prueba de fondo en carretera, alcanzando la 12.ª plaza. Mucho mejor estuvieron en la crono del día 27, en la que se auparon a la 4.ª plaza, con lo que totalizaron 16 puntos en el cómputo global, que les llevaron a la 9.ª posición en la combinada, el único título de carretera ese año, a 7 puntos del bronce. El oro fue en esta ocasión para los bielorrusos Vasili Shaptsiaboi y Aliaksandr Danilik, con siete puntos, la misma que obtuvieron los segundos, los españoles David Llauradó y Christian Venge.

Tras este digno estreno paralímpico, el tándem malagueño siguió a lo suyo, brillando en el concierto internacional. Así, del Europeo de 2005 celebrado en Alkmaar (Holanda) se trajeron tres medallas y todas de bronce (persecución en pista, contrarreloj y fondo en carretera) y del Campeonato del Mundo de 2006, en Aigle (Suiza) –ya organizado por la Unión Ciclista Internacional (UCI)–, el título universal en contrarreloj y el subcampeonato en persecución, además del 15.º puesto en fondo y el 9.º en kilómetro. En cambio, en el Mundial de 2007 en Burdeos y Villenave d’Ornon (Francia), fueron 6.º en persecución, 10.º en kilómetro y abandonaron en línea.

En este ciclo, por lo demás, acumularon más de una decena de preseas en los campeonatos de España, ocho en pista (plata en kilómetro y bronce en persecución en 2005, plata en kilómetro y persecución en 2006, plata en kilómetro y bronce en persecución en 2007 y plata en kilómetro y bronce en persecución en 2008, siempre en Tafalla) y tres en carretera (plata en contrarreloj y bronce en fondo en Puerto Lumbreras 2005 y plata en contrarreloj en Murcia 2008).

Y, claro, así las cosas, la dupla González-Suárez se ganó el pasaporte para Pekín 2008. Un segundo concurso en los Juegos Paralímpicos en el que cosecharon dos diplomas. Primero se celebraron las competiciones de pista: el 7 de septiembre, en la prueba de persecución, firmaron la 8.ª posición con un tiempo de 4:38.548 en la calificación, quedando apeados ya que solo pasaban los cuatro mejores tiempos a las semifinales. El oro fue para los australianos Tyson Lawrence y Kieran Modra con 4:18.166 en la final, batiendo a los españoles Llauradó y Venge. Al día siguiente, en kilómetro salida parada, los andaluces lograron el 9.º mejor crono (1:08.260), siendo el título para los británicos Anthony Kappes y Barney Storey, con 1:02.864.

En la ruta rondaron los mismos puestos: el día 12 marcaron el 6.º mejor tiempo de la contrarreloj (33:09) ganada por otros españoles, Llauradó y Venge (32:01), y en fondo (día 14) se clasificaron en la 9.ª plaza con 2:18:06, llegando a 3:17 del bronce. El oro fue para los polacos Dariusz Flak y Andrzej Zajac (2:14:44).

Cerrada esta etapa, Francis y Juan Francisco optaron por tomarse un respiro y dejaron la competición momentáneamente hasta su regreso en 2010, aunque solo para concurrir al calendario nacional. Aún añadieron a su colección algunas medallas más en los campeonatos de España, caso de la plata en persecución y velocidad y el bronce en kilómetro en el certamen de pista celebrado en Galapagar y también el bronce en contrarreloj en la versión rutera, en Madrid, ese mismo año 2010. Luego, en 2011 en Madrid, se hicieron con la corona nacional de contrarreloj, un bonito colofón a una trayectoria ejemplar.

Francis está casado con Virginia y tiene dos hijos, Elsa y Mario, y continúa viviendo en Churriana. Desde 2015, trabaja como cuponero de la ONCE en Málaga. En 2006 recibió el Premio Andalucía de los Deportes.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas