Domingo García Pérez

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Domingo García Pérez
Paralímpico

Domi
García

Córdoba

Domingo García Pérez

17.10.1960

Córdoba

1
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2000 Sídney (Australia)Powerlifting_BancaMasculina-90 kg
Puesto 15


Biografía de Domingo García Pérez

Paralímpico en Sídney 2000 en powerlifting –la actual halterofilia adaptada–, Domingo García fue el gran sucesor de su paisano Rafael Sarmiento, aunque una enfermedad le apartó prematuramente de las bancas en plena cúspide de su carrera como competidor, otro infortunio que añadir a una trayectoria azarosa de la que no pudo escapar ni su actuación en los Juegos.

Un mes antes de partir hacia las antípodas, el cordobés contrajo una enfermedad que, a la postre, fue la causa de su retirada y, en primera instancia, el motivo de que el día del concurso en Sídney se levantase con fiebre elevada. El consejo de los médicos del equipo paralímpico español de que no compitiese chocó contra los deseos de Domingo, quien ante aquella oportunidad única en su vida se vistió de corto y saltó al pabellón para ser uno más en su categoría de 90 kg y rematar lo que había ido a hacer. Obviamente, en tales condiciones, el andaluz no pudo rendir en sus marcas habituales y con un levantamiento de solo 150 kilos terminó en la 15.ª y última posición –concursaron 16 levantadores y uno fue descalificado–, a 70 kilos del campeón, el alemán Bernd Vogel. No obstante, había cumplido su sueño.

Nacido el 17 de octubre de 1962 en Córdoba e hijo de Domingo y Manuela, nuestro protagonista, de recia complexión, nunca llegó a competir en sus años jóvenes, pese a que podríamos considerarlo una persona deportista, para la que el ejercicio físico –sobre todo la musculación– formaba parte de su actividad diaria en paralelo al tiempo dedicado a la familia, mujer e hijos, y al trabajo como jefe de almacén de una distribuidora cordobesa de publicaciones. Fue precisamente en este entorno laboral donde su vida cambió el 24 de octubre de 1995, festividad de San Rafael en Córdoba. Aquella madrugada, en plena faena de descarga de camiones, una mala caída al suelo lo dejó parapléjico de cintura para abajo. “Yo siempre he sido fuerte, siempre me he sentido un atleta y al ver que caía de mala postura no sé por qué me giré en el aire y recibí como una descarga eléctrica en todo el cuerpo”, relató hace años en una entrevista al diario Córdoba.

Tras la siempre difícil asimilación de lo sucedido y la adquisición del hábito de marchar en silla de ruedas, Domingo resolvió retomar el deporte, aunque esta vez a un nivel competitivo y en el ámbito del powerlifting o levantamiento de potencia, en su especialidad de press de banca, que es la adecuada para las personas con discapacidad física. Fue, en cierto modo, un regreso a sus costumbres, pues el cordobés ya conocía la técnica y la mecánica del más extendido de los ejercicios de musculación para la zona pectoral, de forma que, con esa base, la progresión fue meteórica.

Domingo empezó a entrenar en enero de 1998 y el 1 de mayo debutó en el Campeonato de España, que celebraba su séptima edición en Marbella (Málaga), ganando la medalla de oro en la división de 100 kg, con una marca de 130 kilos. En aquel certamen, los andaluces se adjudicaron cinco de los nueve títulos en juego.

Seleccionado para el equipo nacional, del 17 al 26 de octubre viajó a Dubái (Emiratos Árabes Unidos) para disputar el segundo Campeonato del Mundo de Powerlifting para discapacitados. Allí, se clasificó 12.º (entre 19 rivales) en 90 kg con un levantamiento de 152,5 kilos, que supuso un nuevo récord de España, mejorando los 150,5 realizados por Sarmiento en abril de 1997 en Marbella. Posteriormente, el andaluz volvería a ser internacional en el IV Campeonato de Europa, llevado a cabo en Budapest (Hungría) en noviembre de 1999, y lo hizo con su mejor prestación en el extranjero (5.º en 90 kg), batiendo el 13 de noviembre, de nuevo, la plusmarca nacional con 170 kilos.

En pleno auge y en el ámbito estatal, Domingo García se proclamó campeón de España en dos ocasiones más –para un total de tres–, esto es, en Rivas 1999 y Valencia 2000 y en la categoría de 90 kg, subrayando que ambos nacionales subió el récord de España a 155 y 170,5 kilos, respectivamente, marca esta última que sigue siendo el tope nacional. También lidera el ranking español de todos los tiempos su mejor resultado en la división de 100 kg: los 177,5 kilos elevados en el Trofeo San Mateo de Oviedo en septiembre de 2001. Por su parte, en la categoría +100 kg, su levantamiento de 172,5 kilos efectuado en Granada en agosto de 2001, que también fue récord nacional, constituye la segunda mejor española de siempre.

Domingo García se vio obligado a abandonar la práctica deportiva a principios de 2002 a causa del pénfigo adquirido, una enfermedad autoinmune de la piel que requirió un fuerte tratamiento de corticoides que le incapacitó para seguir en el alto nivel deportivo. Dejó de competir, que no de entrenar a menor intensidad y, sobre todo, de enseñar a otros y emplear su experiencia en el progreso de la halterofilia adaptada en España.

Así, desde su Córdoba natal que nunca ha abandonado, nuestro personaje se convirtió en juez internacional y ha desempeñado cargos de dirigente en la Federación Andaluza de Halterofilia, coordinador de árbitros en la Española y, actualmente, coordinador nacional de powerlifting, habiendo tenido la oportunidad de volver a los Juegos Paralímpicos. Los últimos, los de Río de Janeiro 2016. Como afirmó en la entrevista señalada, a Domingo no hay huracán que lo derribe.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas