David Valero Serrano

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

David Valero Serrano
Olímpico

David
Valero

Granada

David Valero Serrano

27.12.1988

Baza (Granada)

1
Juegos OlímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2016 Río de Janeiro (Brasil)Ciclismo_MontañaMasculinaCross country
Puesto 9


Biografía de David Valero Serrano

David Valero nació el 27 de diciembre de 1988 en Baza, siendo el segundo y último hijo, tras Vanesa, que trajeron al mundo sus padres, Francisco y Mari Carmen. En la citada localidad granadina creció y se formó académicamente en el CEIP Francisco Velasco y posteriormente en el IES Pedro Jiménez Montoya. Nuestro biografiado empezó a montar en bicicleta a los 10 años a raíz de que sus padres le regalaran una BH California, aquella bicicleta para adolescentes de ruedas de tacos que bien podría considerarse la benjamina del género de montaña. Sobre ese primer ciclo, David se aprendió de memoria el pueblo y sus inmediaciones –él vivía en las afueras de la localidad granadina–, las calles y los caminos que recorría con ímpetu y alegría, pues pocas cosas pueden satisfacer tanto a un niño como montar en bicicleta.

Aquel juego infantil, el contacto con la naturaleza y el disfrute de la quietud de la zona, siempre a pedales o a pie, fueron moldeando poco a poco la personalidad alegre, humilde y sencilla de nuestro protagonista, del mismo modo que fortalecieron su pasión por el ciclismo, una actividad que con la mayoría de edad pasó de diversión a profesión –pero siempre divertida. El punto de inflexión lo determinó la obtención del carné de conducir para poder desplazarse por medios propios a las carreras, de forma que a partir de los 18 años el ciclismo devino en ocupación de cierta seriedad en la vida del espigado (1,89 metros) bastetano.

Casualidad o no, David, de carácter tranquilo, ha sido un corredor de progresión pausada y de explosión algo tardía, lo cual queda refrendado por el hecho de que debutase en los Juegos Olímpicos a poco de cumplir los 28 años y a través de la observación de su evolución en el ranking de la Unión Ciclista Internacional (UCI) al término de cada temporada: 916.º (2012), 114.º (2013), 56.º (2014), 30.º (2015), 7.º (2016), 9.º (2017), 13.º (2018) y 12.º (2019).

Determinado a probarse en el alto nivel, sus entrenamientos en bici de carretera por la Sierra de Baza –¿cuántas veces habrá subido el Puerto Padilla?– o por los senderos de Sierra Nevada a lomos de la variante todo terreno fueron curtiéndole paulatinamente y haciéndole decidirse por “las ruedas gordas”, donde la cercanía de la naturaleza es mayor y más gratificante. En tales condiciones, su primera comparecencia en el Campeonato de España elite de bicicleta de montaña (BTT) se produjo en 2012, en Madrid, ocupando la 9.ª posición en la prueba de cross country distancia olímpica o XCO, a la que aludiremos en toda esta síntesis biográfica.

No obstante, el año 2013 –enrolado en el equipo Vicma Bike– fue el de su verdadera presentación en sociedad con hechos tan notables como el triunfo en el Open de España y la 4.ª posición en el Campeonato de España –en Panticosa (Huesca)–, que le ocasionaron las primeras convocatorias con el equipo nacional elite a las pruebas de la Copa del Mundo de Vallnord (31.º) y Hafjell (30.º), en Andorra y Noruega, respectivamente.

En 2014, la presencia internacional del ciclista andaluz se incrementó al debutar en el Campeonato del Mundo de Hafjell (26.º) y el Campeonato de Europa de Sankt Wendel (21.º), en Alemania, y competir en tres pruebas de la World Cup –56.º en Nové Mesto na Morave (República Checa), 111.º en Albstadt (Alemania) y 43.º en Méribel (Francia)–, si bien el Campeonato de España se le seguía resistiendo (4.º). El pequeño maleficio se rompió en 2015 cuando, con los colores del Olympia Factory, se proclamó en Valladolid campeón nacional.

Amén de este título, su actividad internacional fue frenética ya que, además de los grandes campeonatos, acudió a todo el calendario de la Copa del Mundo, aunque sin ocupar puestos delanteros: Nové Mesto na Morave (46.º), Albstadt (54.º), Lenzerheide (31.º), Mont-Sainte-Anne (26.º), Windham (37.º) y Val di Sole (24.º). Asimismo, en el Europeo de Lamosano di Chies d’Alpago (Italia) acabó 20.º –y 8.º en la prueba de relevos por equipos– y 31.º en el Mundial de Vallnord.

De esta forma, el ciclista andaluz, fichado por el MMR Factory Racing, encaró la crucial temporada de 2016 en la que siguió siendo un asiduo del equipo nacional, si bien al principio de la misma no era de uno de los nombres que sonaban para componer la presumible tripleta que el seleccionador nacional de BTT, Cristóbal Sánchez, iba a llevar a los Juegos Olímpicos. Corredores como Carlos Coloma, José Antonio Hermida o Sergio Mantecón parecían claramente por encima de él en las apuestas y en el ranking, sin embargo la progresión del andaluz a lo largo del calendario no dejó lugar a dudas y se hizo acreedor de uno de tales puestos, en este caso en detrimento de Mantecón.

Ganador del Open de España, David basó su selección en dos argumentos principales. Primero, la innegable escalada de puestos en los distintos hitos de la Copa del Mundo: 28.º en Cairns (Australia), 8.º en Albstadt, 19.º en La Bresse (Francia), 5.º en Lenzerheide (Suiza) y 9.º en Mont-Sainte-Anne (Canadá). Y segundo, luego de un discreto Campeonato de Europa –23.º en Jönköping (Suecia)–, su formidable prestación en el Campeonato del Mundo de Nové Mesto na Morave, que le llevó el día 3 de julio al 8.º puesto de la carrera elite. Tres días después, la federación anunció la lista definitiva para Río 2016 en la que figuraba el andaluz.

A la ciudad brasileña, David Valero llegó con una nueva medalla (plata) en el Campeonato de España, celebrado en la localidad orensana de Maceda, y toda la ilusión del mundo por demostrar su valía el domingo 21 de agosto, día señalado para la prueba elite masculina en el Centro Olímpico de Ciclismo de Montaña. Sobre un recorrido de 7 kilómetros y ante 48 rivales, el granadino comenzó muy retrasado, llegando a caer al puesto 37.º al medio kilómetro, pero a continuación fue remontando y estuvo incluso en octavo lugar a falta de un kilómetro para la meta. Al final, perdió el diploma y quedó clasificado en 9.ª posición con un tiempo de una hora y 37 minutos, a 17 segundos del octavo, el francés Julien Absalon, doble campeón olímpico. La medalla de oro recayó en el suizo Nino Schurter (1:33:28), seguido del checo Jaroslav Kulhavy (1:34:18) y el español Carlos Coloma (1:34:51), bronce.

Con la satisfacción de haber brillado con luz propia en el marco incomparable de los Juegos Olímpicos, Valero cerró la temporada 2016 en la sexta y última prueba de la Copa del Mundo, en Vallnord (18.º), el 4 de septiembre.

En 2017 el biker olímpico supo constatar y confirmar el estatus mundial alcanzado, aunque no estuvo exento del infortunio y la desazón que le supuso la privación de un título continental que ya estaba saboreando. Sucedió en el Campeonato de Europa celebrado en Darfo Boario Terme (Italia), el cual lideraba a falta de una vuelta y cuya medalla de oro perdió al sufrir una caída, romper la patilla del cambio y, poco después, los radios, circunstancias que le condujeron a un agrio abandono.

Tampoco tuvo su mejor día en el cierre de la temporada, ese 10 de septiembre en el que partió como uno de los favoritos a medallas en el Campeonato del Mundo de Cairns y no logró pasar de la 20.ª posición. Por el contrario, en el haber hay que reseñar que volvió a conquistar el Campeonato de España, en Cofrentes (Valencia), y que en la Copa del Mundo compitió como nunca, con puestos tan destacados como el 2.º en Nové Mesto na Morave y el 4.º en Albstadt, en el arranque de estas series universales. Posteriormente, terminó 22.º en Vallnord, 5.º en Lenzerheide, 12.º en Mont-Sainte-Anne y 26.º Val di Sole.

En 2018 se desquitó de la desgracia sufrida en el europeo del año anterior, y es que el granadino se colgó la medalla de bronce continental en la cita de Glasgow (Reino Unido), donde solo le superaron el suizo Lars Forster y el italiano Luca Braidot. En el Mundial de Lenzerheide, en cambio, firmó una discreta 51.ª plaza, en tanto que se mostró muy regular en la Copa del Mundo, con varios puestos de top-10: 6.º en Val di Sole, 7.º en Albstadt, 8.º en Mont-Sainte-Anne y 10.º en Vallnord, además de 13.º en Le Bresse y 33.º en Nové Mesto na Morave. En el ámbito nacional, conquistó su tercer título de campeón de España en Moralzarzal (Madrid).

Un año más tarde (2019) tuvo un rendimiento inferior, pues en la Copa del Mundo no pasó de la décima plaza en Albstadt y Les Gets, siendo 15.º en Vallnord, 18.º en Lenzerheide, 29.º en Nové Mesto na Morave, 30.º en Val di Sole y 48.º en Snowshoe (Estados Unidos). Y tampoco pudo brillar en los campeonatos principales: 20.º en el Europeo de Brno (República Checa) y 26.º en el Mundial de Mont-Sainte-Anne. Sin embargo, acabó el año con fuelle y decidió participar en el Campeonato del Mundo de maratón celebrado en Grächen (Suiza), donde logró una notable 5.º posición. Amén de ello volvió a proclamarse campeón nacional en Arguedas (Navarra).

En 2020, por mor de la pandemia sanitaria, no ha podido competir hasta después del verano, cuando selló su quinto título de campeón de España en Valladolid y se clasificó 39.º y 59.º en las dos únicas citas de la Copa del Mundo, celebradas ambas en Nové Mesto na Morave. Ya en octubre ha sido 13.º en el Mundial de Leogang-Saalfelden (Austria) y 34.º en el Europeo de Monteceneri (Suiza), y ha repetido el 5.º puesto en la cita universal de la distancia maratón, esta vez en Sakarya (Turquía).

Actualmente, David Valero sigue viviendo con su esposa, Sandra, en su querida Baza, en cuyo entorno tiene todo lo que necesita para su profesión y su estilo de vida. Allí continúa preparando con mimo la que debería ser su segunda participación en unos Juegos, Tokio 2021, si nada se tuerce y dada su condición de número uno español del BTT.

Biografía extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y José Manuel Rodríguez Huertas, y actualizada a 13 de noviembre de 2020