David Jiménez Álvarez

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

David Jiménez Álvarez
Paralímpico

David
Jiménez

Málaga

David Jiménez Álvarez

14.07.1975

Málaga

2
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
1996 Atlanta (EE.UU.)Fútbol_7MasculinaFútbol 7
Medalla de bronce
2000 Sídney (Australia)Fútbol_7MasculinaFútbol 7
Puesto 6


Biografía de David Jiménez Álvarez

El fútbol para personas con parálisis cerebral o fútbol 7 ingresó en el programa de los Juegos Paralímpicos en 1984, seis años después de que fuese introducido en los Juegos Mundiales de Parálisis Cerebral (Edimburgo 1978), dos años más tarde del primer Campeonato del Mundo específico (Greve 1982) y un año antes de la edición inaugural del Europeo (Glasgow 1985). Regulado desde sus orígenes por la Asociación Internacional de Deportes para Paralíticos Cerebrales (CPISRA: Cerebral Palsy International Sports & Recreation Association), esta modalidad posee actualmente independencia organizativa y federativa, a raíz de que en enero de 2015 la CPISRA transfiriese tales competencias a la International Federation of Cerebral Palsy Football.

Si hubiese que destacar en el contexto andaluz una referencia, un nombre a lo largo de la historia de esta relativamente joven especialidad futbolística ese es, indudablemente, el de David Jiménez, a la sazón el primer andaluz afectado de parálisis cerebral en competir en unos Juegos Paralímpicos.

Nacido el 14 de julio de 1975 en Málaga, una meningitis mal tratada cuando apenas tenía seis meses fue la causa de su parálisis cerebral, una hemiplejia por la que deportivamente hablando está clasificado en la división C7. Por causa de esta circunstancia, sus padres le inculcaron desde pequeño la actividad física como apoyo a su desarrollo personal, un hábito que, unido a su afición por el balompié, dio como resultado que nuestro protagonista se inclinase por jugar al fútbol-7, si bien hay que destacar que también practicó el atletismo y destacó como velocista, ganando varios títulos nacionales en 100 y 200 metros dentro de su clase, el último en 2001.

No obstante, las dotes para la carrera de David se midieron fundamentalmente en alianza con su técnica con un balón en los pies, esto es, en el contexto futbolístico, en el cual progresó por devoción y testarudez. No había un equipo andaluz con el que disputar la liga, de forma que la trayectoria doméstica del malagueño se construyó a base de buscar equipos en los que jugar y de autofinanciar los desplazamientos hacia la ciudad de turno, en lo cual ayudaba que el campeonato liguero se concentrase en poquísimos fines de semana o incluso uno.

Con todo, este esfuerzo personal tuvo su recompensa en forma de llamadas para incorporarse al equipo nacional –señal de su calidad–, siendo la primera la efectuada con motivo del Campeonato de Europa de 1995, celebrado en Nottingham (Reino Unido). Tras aquel debut internacional, David volvió a vestir la camiseta nacional en otros dos europeos, dos Juegos Paralímpicos, unos Juegos Mundiales y tres campeonatos del mundo, en cuyo marco se despidió de la selección en 2007.

Por orden inverso a su importancia, el andaluz representó a España en los campeonatos de Europa de Nottingham 1995 (5.º puesto), Brasschaat 1999 (5.º) –en Bélgica– y Kiev 2002 (6.ª y penúltima posición), en Ucrania. Asimismo, asistió a los IX Juegos Mundiales de la CPISRA, Delden 1997, en Holanda, en cuyo torneo de fútbol-7 el conjunto español acabó en el 7.º puesto.

En los mundiales propiamente dichos, David se estrenó en la edición celebrada en 1998 en Río de Janeiro (Brasil), donde España rozó la medalla (4.ª clasificada). De este certamen data uno de los recuerdos más agradables del malagueño, el sucedido el 7 de septiembre de aquel año en Maracaná cuando los españoles derrotaron (3-2) en partido de la fase previa a Holanda, campeona paralímpica en 1988, 1992 y 1996, siendo Jiménez autor de dos tantos.

Posteriormente, David y España regresaron al Mundial en 2005, a la ciudad de Nuevo Londres, en el estado norteamericano de Connecticut, dentro de los XI World Games, oficialmente llamados entonces –para mayor confusión terminológica– World Championships, en tanto que el torneo de fútbol recibió la denominación de Copa del Mundo (World Cup). España concluyó 9.ª en sintonía con su declive en el concierto internacional, el cual se evidenció claramente en el Campeonato del Mundo de Brasil 2007, de nuevo en Río de Janeiro, donde los españoles cerraron la tabla clasificatoria (15.ª plaza) junto a China, coincidiendo con la despedida de David Jiménez del equipo nacional.

Sin podio alguno en las grandes competiciones reseñadas, el clímax del fútbol 7 español se alcanzó en los Juegos Paralímpicos de Atlanta 1996, cuyo billete fue “adquirido” en el Europeo de la temporada anterior, siendo la primera vez que se obtenía la clasificación por méritos deportivos –en Barcelona se actuó en calidad de equipo anfitrión. Al estado de Georgia viajaron Aitzol Arzallus, Julián Galilea, José Hurtado, Santiago López, Borja Pardo, Jorge Peleteiro, Manuel Rufo, Juan Taibo, Iván Vázquez, Jesús María Visitación y el andaluz David Jiménez.

La fase preliminar del torneo paralímpico dividió a las ocho selecciones participantes en dos grupos de cuatro, estando reservadas las semifinales a los dos primeros clasificados de cada uno de ellos. España, en el grupo A, cumplió dicha condición. Fue 2.ª, luego de ganar a Portugal (2-0), perder ante Holanda (1-2) y ganar a Argentina (3-1) en un duelo decisivo, tenso y accidentado. Los sudamericanos iban por delante en el marcador cuando una tormenta de verano obligó a aplazar el encuentro y en la reanudación los españoles terminaron ganando y obteniendo el pase a semifinales. El cruce ante el campeón del grupo B, Rusia, resultó adverso –derrota por 0-2–, no así la final de consolación del 24 de agosto, en la que España batió (2-1) al cuadro anfitrión y se ganó su sitio en el podio, al lado de Holanda (oro) y Rusia (plata).

Cuatro años después, la competición de Sídney 2000 volvió a congregar a ocho combinados, entre ellos España, bajo el mismo formato. David y sus compañeros principiaron con un triunfo ante los anfitriones (1-0) el 21 de octubre y, dos días más tarde, estuvieron saboreando las ansiadas semifinales casi todo el partido, pero Brasil empató (1-1) al límite del tiempo reglamentario. Todo quedaba pendiente del resultado en el tercer enfrentamiento, ante Rusia, cuya calidad y el golpe anímico de la igualada con los brasileños llevaron a España a una derrota sin excusas (0-3).

Para cerrar los Juegos, un nuevo tropiezo frente a Argentina (2-5) condujo a la 6.ª plaza a aquel grupo compuesto por Arzallus, Sergio Clemente, Carlos Fernández, Hurtado, López, Pardo, Peleteiro, Rufo, Vázquez, Visitación y Jiménez.

Malagueño por los cuatro costados –solo estuvo fuera de su ciudad unos meses de 2001 por motivos laborales, en Barcelona–, David, tras su retirada como deportista activo, fundó la Asociación Malagueña por la Diversidad y el Deporte Adaptado (AMDDA) para promocionar la actividad física entre personas con diversidad funcional, el juego limpio, el respeto hacia los demás y la formación de técnicos y voluntarios. Asociación de la que es presidente y que ocupa gran parte de su tiempo, teniendo la ayuda de su esposa, María del Mar León, y el apoyo de sus tres hijos, dos chicos ya adolescentes y una niña de 7 años.

En esta línea de trabajo, David creó, además, en 2016 el primer equipo de fútbol 7 de Andalucía, con base de trabajo en Málaga, el cual se estrenó –terminó 6.º de ocho equipos– en la Liga Nacional de Fútbol 7 de la Federación Española de Deportes para Personas con Parálisis Cerebral (FEDPC) de la campaña 2016-2017. Tres de sus jugadores, Alan Flores, Isaías Pacheco y José Manuel Bueno, fueron convocados ese año por España para el Mundial en San Luis (Argentina).

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas