Cristóbal Gallardo Benítez

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Cristóbal Gallardo Benítez
Sevilla

Cristóbal Gallardo Benítez

30.06.1961

La Rinconada (Sevilla)

4
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
1984 Nueva York (EE.UU.) / Stoke Mandeville (GBR)Baloncesto_en sillaMasculinaBaloncesto en silla
Puesto 10
1988 Seúl (Corea del Sur)Tenis de mesaMasculinaEquipos 4
Puesto 9
1988 Seúl (Corea del Sur)Tenis de mesaMasculinaIndividuales 4
Puesto 9
1992 Barcelona (España)Tenis de mesaMasculinaEquipos 5
Puesto 5
1992 Barcelona (España)Tenis de mesaMasculinaIndividuales 5
Puesto 9
1992 Barcelona (España)Tenis de mesaMasculinaOpen 1-5
Puesto 33
1996 Atlanta (EE.UU.)Tenis de mesaMasculinaEquipos 4-5
Puesto 9
1996 Atlanta (EE.UU.)Tenis de mesaMasculinaOpen 1-5
Puesto 33


Biografía de Cristóbal Gallardo Benítez

Hablar de Cristóbal Gallardo es hablar de la prehistoria del tenis de mesa adaptado en España y mucho más, ya que este deportista polifacético comenzó su trayectoria de rendimiento en 1976 y la llevó hasta 1996. Veinte años en los que asistió –y contribuyó– a la evolución del deporte español para discapacitados desde aquellos orígenes humildes, “años difíciles en que participábamos en competiciones sin un mínimo exigible de material deportivo ni técnicos, pese a lo cual conseguimos que el tenis de mesa en silla en España tuviese un nivel respetable internacionalmente”.

Nacido el 30 de julio de 1961 en un caserío pegado al núcleo urbano de La Rinconada (Sevilla), es el penúltimo de los cinco hijos del matrimonio formado por Cristóbal y Francisca. Al año de edad adquirió poliomielitis infantil y, por tal motivo, estuvo interno en la ciudad de San Juan de Dios, en la cercana localidad de Alcalá de Guadaíra, desde los 4 a los 16 años, rehabilitándose y formándose. A esa edad, marchó a la capital para estudiar la maestría de Electrónica y permaneció en Sevilla, viviendo en un piso de estudiantes, hasta que con 21 años concluyó los estudios y volvió a San Juan de Dios para trabajar en el centro. Corría el año 1982.

Nuestro protagonista se inició en el deporte con 12 años dentro de las actividades propias del colegio de San Juan de Dios. Practicó baloncesto, ajedrez y muy especialmente tenis de mesa, modalidad esta en la que se convirtió en un avezado jugador hasta el punto de que en 1976 fue seleccionado por Sevilla para participar en los III Juegos Nacionales de Deportes para Minusválidos, en cuyo marco se celebraba el Campeonato de España de tenis de mesa. Allí, en Madrid y aún con 14 años, se adjudicó sus primeras medallas nacionales: plata en individuales en silla y oro en dobles, junto al gallego José Antonio Romero.

En los años siguientes, Cristóbal siguió compitiendo en tenis de mesa a notable nivel –campeón de España individual en 1979 y 1981, y en dobles en 1981 junto a su paisano José Cobos– pero a partir de su regreso a San Juan de Dios compaginó mesas y palas con el balón y la canasta, ya que se convirtió en jugador y entrenador del equipo de baloncesto en silla del centro, además de involucrarse de lleno en el programa deportivo de la institución al asumir la organización y gestión del mismo durante cinco años.

En clave baloncestística, hay que destacar que Gallardo ascendió y jugó una campaña en Primera División nacional –por entonces la máxima división en España–, curso 1983-1984, lo que le permitió mostrarse a los técnicos nacionales y ganarse su elección para el equipo español que asistió en 1984 a los Juegos Paralímpicos de Stoke Mandeville, cuyo torneo de baloncesto congregó a 18 selecciones. España, encuadrada en el grupo B, ganó en la inauguración de la primera fase a Alemania Federal (74-62), pero luego perdió con Israel (76-58) y México (79-90), lo que le condujo a la 4.ª y última posición del grupo sin posibilidad de pasar a cuartos de final.

En la posterior fase de clasificación, los españoles se impusieron a Yugoslavia (82-60) y perdieron frente a Italia (56-77), partido con los transalpinos que, a la postre, fue el último del corto recorrido de Cristóbal con la selección: solo 6 internacionalidades, los cinco encuentros del torneo paralímpico más un amistoso con Suiza que también se jugó en Stoke Mandeville los días previos. No obstante, su singladura baloncestística aún se prolongó en el ámbito de club un par de un años, hasta 1986 y siempre en San Juan de Dios.

Para entonces, la personalidad e importancia de Cristóbal Gallardo en el tenis de mesa andaluz era ya sobresaliente. Amén de sus tareas federativas –entró en la delegación sevillana de la Federación Andaluza de Minusválidos Asociados y promovió, junto a Juan Alcocer, la creación de una liga provincial de tenis de mesa–, su protagonismo como jugador se dejaba sentir en los campeonatos de España. Recordamos que de 1976 a 1981 había logrado cuatro títulos y un subcampeonato y más que obtendría en los años sucesivos, con y pese al emergente y pujante granadino Manolo Robles, quien a partir de 1982 se convertiría en compañero, rival y amigo.

Desde esa campaña y hasta 1996, año de su retirada, Cristóbal Gallardo sumaría siete medallas en individuales en silla, un bronce en 1992 y cinco platas (1984, 1985, 1986, 1988 y 1991), siempre derrotado en la final por Robles, al que solo logró batir en Villarreal 1987 para colgarse el sevillano su único oro en el período de convivencia con el granadino. Por equipos, Gallardo fue campeón nacional en 1986 con Sevilla y en dobles subió a lo más del podio en 1991, 1992, 1994, 1995 y 1996, todas haciendo pareja con Manolo Robles.

Figura indiscutible del tenis de mesa estatal para discapacitados, la primera vez que Cristóbal compitió con la camiseta española fue en los Juegos Internacionales de Stoke Mandeville de 1982. Tras estos y como se ha reseñado, se centró en el baloncesto en los dos años sucesivos, pero ya en 1985 volvió al equipo nacional de tenis de mesa para debutar en el Campeonato de Europa, en Delden (Holanda), certamen al que volvería consecutivamente en Stoke Mandeville 1987, Viena 1989, Salou 1991 y Hillerod 1995, para un total de cinco comparecencias.

En ellas y por equipos, fue cuartofinalista (5.º) en 1985, 4.º en 1987 y medalla de bronce en 1989, 1991 y 1995, junto a Robles y Paco Jodar (las dos últimas). En individuales, Cristóbal obtuvo en 1989 la medalla de bronce, quizás el mayor éxito de su carrera en solitario a la par de la medalla de plata en los Juegos Internacionales de Stoke Mandeville de 1987.

No obstante, los principales ruedos en los que nuestro biografiado ha faenado han sido los Juegos Paralímpicos –por tres veces– y el único mundial en que ha participado, el II Campeonato del Mundo de la ISOD, celebrado en octubre de 1986 en Dijon (Francia) y donde Gallardo, Robles y Jodar se hicieron con la medalla de bronce en equipos categoría LTT2 –equivalente a las actuales clases 4-5–, siendo el primer metal colectivo para España en el máximo nivel.

En el ámbito de las Paralimpiadas, Cristóbal Gallardo hizo su puesta de largo en Seúl 1988, con 27 años. Eliminado en la primera fase del torneo por equipos, junto a Manolo Robles, en individuales su camino también se interrumpió antes de los cuartos de final, luego de perder los dos encuentros preliminares (grupo B) ante el local Kim So Boo (0-2) y el alemán federal Peter Schmidt (0-2).

Cuatro años más tarde, la actuación en Barcelona 1992 tuvo mejor tono para el rinconero, que volvió a formar frente común con Robles y Jodar en el torneo coral de la clase 5. Los españoles superaron la ronda previa como segundos del grupo A, luego de caer frente a Francia (2-3) y ganar a Holanda (3-1), y en cuartos Hong Kong (1-3) les cerró el paso a las medallas, con el amargo consuelo de recibir un diploma.

Ya en individuales, Gallardo superó la primera fase de la clase 5 –venció al hongkonés Ip Sui Lam (2-0) y al iraquí Saad Yassen (2-0) y perdió ante el ya conocido Kim So Boo (1-2)– como segundo de su grupo, pero en octavos sucumbió en el duelo de compatriotas ante el inefable Robles (0-2). Y en el torneo abierto de silla, con 112 palistas de 28 países, superó los 1/64 de final (eliminó por 2-0 al holandés Jeroen Kuipers) y se apeó en 1/32 (0-2 frente al austríaco Salvatore Smarrazzo.

Definitivamente, Cristóbal Gallardo cerró su historia paralímpica en 1996 cuando, después de haber templado su estado de forma en diversos abiertos internacionales, marchó a Atlanta a sus 35 años para ser, por última vez, pareja de Robles en la prueba por equipos. No pudo haber una despedida brillante, ya que el dúo andaluz, derrotado por Alemania (1-3) y Francia (1-3), quedó eliminado en la fase de grupos, al borde del diploma. Tampoco Cristóbal pudo regalarse un recorrido largo en el open de las clases 1 a 5, que reunió a 89 palistas. Victorioso en 1/64 de final –se impuso al francés Vincent Boury (2-1)–, puso punto final en 1/32 ante el eslovaco Jan Kosco (0-2).

Retirado de la práctica deportiva y ya jubilado, en la actualidad disfruta de la tranquilidad del Aljarafe sevillano en el pueblo de Espartinas junto a su familia.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas