Cecilio Fernández Grado

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Cecilio Fernández Grado
Málaga

Cecilio Fernández Grado

27.07.1959

Mijas (Málaga)

1
Juegos OlímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
1984 Sarajevo (Yugoslavia)BiatlónMasculina20 km individual
Puesto 57
1984 Sarajevo (Yugoslavia)BiatlónMasculina10 km esprint
Puesto 55


Biografía de Cecilio Fernández Grado

El primer olímpico andaluz de biatlón nació paradójicamente el 27 de julio de 1959 en la turística y veraniega localidad malagueña de Mijas, en la que llevó a cabo un inicio deportivo obviamente alejado de la nieve y común al de la mayoría de los chavales de su edad, dando patadas a un balón en la calle y recibiendo posteriormente una formación más reglada en su centro de enseñanza. Este, en el caso de Cecilio, fue el instituto donde estudiaba –el Instituto Sierra Bermeja, en Málaga–, en el que específicamente se formó en balonmano y voleibol.

No obstante, la vocación profesional de nuestro protagonista le llevó, a los 16 años de edad, a hacer las maletas para ingresar en el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada –de la Guardia Civil– situado en Valdemoro (Madrid), lugar en el que, paralelamente al adiestramiento militar, empezó a practicar atletismo y deportes de montaña. Es especialmente significativo este gusto del malagueño por la montaña y, en general, por la naturaleza, ya que determinará su futuro profesional dentro del Instituto Armado.

A su entrada en servicio en 1979, fue trasladado al Centro de Adiestramientos Especiales de Montaña (CAEM) situado en Jaca y destinado a la Patrulla de Fondo de la Guardia Civil en el cuartel del Coll de Ladrones, cerca en Canfranc, en el Pirineo de Huesca. Ello le supuso la toma de contacto inmediata con los deportes de invierno y específicamente con las especialidades de esquí de fondo y biatlón, disciplina esta última absolutamente incipiente en España y que se empezaba a practicar en Jaca y exclusivamente en el entorno de la Guardia Civil.

De esta forma, Cecilio comenzó a adquirir habilidades necesarias para el desarrollo de su trabajo pero que también le facultaban como deportista de rendimiento, no en vano ingresó en el equipo de competición de la patrulla. Rápidamente, gracias al rigor en los entrenamientos, su facilidad para aprender, cualidades técnicas y envidiable preparación física, asomó con un dorsal en pruebas menores, oficiosas –como los “bilaterales” que tradicionalmente se llevaban a cabo con los aduaneros franceses– e incluso oficiales, tales como el Campeonato de España de Esquí de Fondo.

Hay que reseñar que, en el ámbito nacional, nuestro protagonista solo participó en los Nacionales de esquí nórdico dado que, por la juventud y escasísimo número de practicantes del biatlón en nuestro país, hasta varios años después de la retirada de Cecilio no se pusieron en juego las primeras medallas de esta disciplina. En aquellos, debe destacar que en Baqueira Beret 1981 obtuvo sendas medallas de plata en las pruebas de 30 km y relevo 4×10 sénior (con el equipo de la Guardia Civil)

Por tanto, los registros competitivos oficiales en biatlón del andaluz se ciñen exclusivamente al ámbito internacional, en el que participó en unos Juegos Olímpicos y en tres ediciones del Campeonato del Mundo en las cuatro temporadas (1980-1981 a 1983-1984) en las que fue parte del equipo nacional.

El debut se produjo en el Mundial de 1981, celebrado en Lahti (Finlandia), de cuya participación Cecilio recuerda sobre todo la primera prueba, el 12 de febrero, cuando acumuló 8 faltas en los 20 km y perdió mucho tiempo en el campo de tiro intentando calentarse las manos, heladas a consecuencia del intenso frío. En dicho Mundial, el malagueño ocupó la 70.ª plaza en la prueba individual (20 km), la 74.ª en esprint (10 km) y la 17.ª en relevos (4×7,5 km). Apenas cinco días antes, en Baqueira Beret (Lérida), se había colgado la medalla de plata en 30 km y en relevos 4×10 km en el Campeonato de España de Esquí de Fondo.

En 1982 repitió presencia mundialista en Minsk –extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y actual Bielorrusia–, donde mejoró algo el nivel de resultados: 65.º en 20 km, 66.º en 10 km y 15.º en 4×7,5 km.

La campaña 1982-1983, debido a la cercanía de los Juegos Olímpicos de Sarajevo 1984, arrancó con la noticia para Cecilio y sus compañeros de equipo de que quedaban exentos del servicio activo con el objetivo de concentrarse exclusivamente en preparar la participación olímpica, la cual fue dirigida técnicamente por el capitán Sebastián Martínez.

En dicho camino, cuatro biatletas españoles volvieron a participar en el Campeonato del Mundo, celebrado del 23 al 27 de febrero de 1983 en Anterselva (Italia), en plenos Dolomitas, y en el cual Cecilio Fernández fue 71.º en la prueba individual, 75.º en esprint y, junto a Francisco García, Manuel García y José Vega, 18.º en relevos –clasificación que no otorgaba el pasaporte olímpico al cuarteto español. Como colofón a la temporada y a mediados de marzo, el andaluz participó en el Nacional de esquí de fondo, en el Pla de Beret de la estación de Baqueira, con una cosecha de una medalla de bronce en 30 km y una de plata en 4×10 km.

La culminación al esfuerzo efectuado y a los rigores del entrenamiento que requiere el biatlón fue la selección de Cecilio Fernández y el orensano Manuel García Valiñas para integrar el equipo olímpico español –13 deportistas– que viajó en los Juegos de Invierno de Sarajevo 1984, en cuya sede de Veliko Polje el andaluz solo participó en las pruebas individuales por razones obvias.

El día 11 de febrero debutó en los 20 km con una discreta 57.ª posición, entre 63 participantes, con un tiempo de 1:34:42, a 22:50 del vencedor, el alemán Peter Angerer. Tres días más tarde, en los 10 km, con una participación de 64 biatletas, acabó 55.º con un registro de 39:27, a 8:34 del medalla de oro, el noruego Eirik Kvalfoss. Resultados discretos, pero una experiencia inolvidable.

Una vez en España, el mijeño firmó el 9 de marzo en Candanchú una nueva medalla en el Campeonato de España de Esquí de Fondo –plata en 4×10 km–, que además supondría la última presea de la Patrulla de Fondo de la Guardia Civil, que desapareció al término de esa temporada. Esta circunstancia llevó a nuestro olímpico a realizar el curso de montaña de la Guardia Civil con vistas a dedicarse al socorrismo en el ámbito de las actividades de montaña, decisión con la que prácticamente decía adiós al alto nivel competitivo en el que durante tantos años, bien en el esquí de fondo bien en la especialidad de biatlón, se había entregado en cuerpo y alma.

Para Cecilio llegó el momento de derramar su espíritu deportivo y aventurero en otras manifestaciones, esta vez, por mero disfrute. De este modo, en 1989 participó en una expedición a la cordillera del Himalaya para coronar el pico Makalu, de 8.050 metros de altitud. La expedición consiguió hollar la cima y Cecilio, concretamente, alcanzó la cota de los 7.200 metros. Ese mismo año realizó el curso de instructor de montaña de la Guardia Civil y en 1991 completó el curso de profesor diplomado de la Escuela Española de Esquí en la técnica de esquí alpino.

A partir de 1994, practicó otras modalidades deportivas como el triatlón y la bicicleta de montaña, ganando en esta última ese mismo año el Campeonato de Aragón en la categoría de veteranos. Al año siguiente (1995), completó el curso de profesor auxiliar de la Escuela Española de Esquí en la técnica de esquí de fondo y, además, regresó al Campeonato de España de Fondo, adjudicándose otra medalla de plata en los relevos (4×10 km).

Posteriormente, participó en varias ediciones del Campeonato de España de Esquí Alpino para veteranos y formó parte de otras expediciones alpinas, siendo la última de ellas al pico Cho Oyu, de 8.201 metros, situado también en el Himalaya, y en la que alcanzó la cima su amigo y compañero Fernando Ribero.

Actualmente, Cecilio, quien ostenta el rango de cabo primero, se encuentra destinado en la Escuela de Montaña de la Guardia Civil en Jaca y continúa disfrutando y compitiendo en varias modalidades deportivas, pero, evidentemente, con mayor tranquilidad y sosiego.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas