Carmen González Sánchez

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Carmen González Sánchez
Paralímpica

Carmen
González

Huelva

Carmen González Sánchez

16.06.1983

Trigueros (Huelva)

1
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2000 Sídney (Australia)AtletismoFemenina100 m lisos T44
Puesto 6
2000 Sídney (Australia)AtletismoFemenina200 m T44
Puesto 6


Biografía de Carmen González Sánchez

Una de las siete atletas andaluzas que han participado en los Juegos Paralímpicos es Carmen González, cuya presencia en Sídney 2000 la señala asimismo como onubense distinguida toda vez que ella, la palista Cinta Campina y el atleta José Luis Tovar son los únicos nativos de la provincia de Huelva en haber integrado el equipo paralímpico español hasta la fecha.

Carmen, la última de cuatro hermanos, todos varones, es hija de Benito y Dolores y nació el 16 de junio de 1983 en el bello pueblo de Trigueros, lugar en el que discurrió su infancia y donde llevó a cabo toda su formación académica obligatoria, desde los estudios infantiles y primarios en el CEIP Triana hasta los secundarios en el IES Dolmen de Soto, donde obtuvo el título de graduada en ESO al término del curso 1998-1999. Un año de gran significación para nuestra protagonista pues en él comenzó su fugaz pero intensa trayectoria deportiva.

Para entonces, nuestra protagonista ya había sufrido la amputación de uno de los pies, un traumático suceso que tardó en asimilar como afirmó en una entrevista concedida a la radio de la Universidad de Huelva: “Tuve muchos complejos derivados de la amputación. No quería salir, ponerme faldas o pantalón corto”. No obstante, su vida cambió el día que asistió en Sevilla a una charla de deportistas discapacitados internacionales organizada por la ortopedia donde adquirió su prótesis en el Palacio de los Deportes de San Pablo. “Mi hermano me llevó y uno de los conferenciantes era un deportista con una amputación similar a la mía. Me vio cualidades y me animó a hacer atletismo. Aquel día cambió mi vida porque vi el ejemplo, la fuerza de estas personas y cómo había que tomarse las cosas. Así que decidí ser como aquellos deportistas, alguien que diese ejemplo y animase a las personas discapacitadas a hacer deporte para levantar la cabeza como yo lo hice en aquel momento”.

Inquieta y decidida, cual es su carácter, a sus 16 años Carmen González se puso en manos del entrenador onubense José Manuel Chacón Crespillo para hacer atletismo y obtuvo licencia como independiente por la Federación Andaluza de Deportes para Minusválidos Físicos para la temporada 1998-1999. Su debut en competición se produjo el 16 de mayo de 1999 en el IX Campeonato de Andalucía celebrado en Algeciras (Cádiz), donde obtuvo los títulos autonómicos de 100 metros lisos y salto de longitud en la categoría de amputados.

La alegría fue doble ya que ambos triunfos le concedieron el derecho a participar en el consiguiente Campeonato de España, previsto en el Complejo Deportivo Can Dragó de Barcelona del 30 de julio al 1 de agosto, pero que ese año adquiría una relevancia mayor ya que iba a acoger la primera edición del Campeonato del Mundo de Atletismo de la ISOD (International Sports Organisation for the Disabled) –para amputados y afectaciones físicas diversas– por obra del presidente de la Española, Juan Palau, y el club organizador, el Nou Barris.

Así, en aquel incipiente certamen que logró reunir a 279 atletas de 34 países, iba a escenificar su debut internacional la triguereña, quien supo del rango adquirido por la reunión no mucho antes de viajar a Barcelona. Pese a los temores iniciales por competir en un mundial, su actuación fue objeto de elogios y atención debido a su corta edad y, sobre todo, a los resultados obtenidos con apenas cinco meses de entrenamiento: medalla de bronce en 100 metros lisos T46, con un tiempo de 16.23, y 4.º puesto en longitud F44 (3,41), relevantes clasificaciones universales que le daban igualmente la corona nacional en ambas pruebas al ser la mejor española. No consta en la memoria del campeonato la disputa de los relevos 4×100, en los que presumiblemente hubiera obtenido España –y Carmen como relevista– la medalla de oro, como algún medio indicó.

Todo ello colocó a la andaluza, evidentemente, en el punto de mira de cara a la participación en los Juegos Paralímpicos de Sídney 2000, a pesar de los escasos 17 años que tendría en la cita australiana, amén de suponerle en 1999 el otorgamiento del Premio Andalucía de los Deportes. Dicha condición de aspirante a la Paralimpiada terminó por hacerla buena en los XXX Campeonatos de España, celebrados en Leganés (Madrid) los días 10 y 11 de junio de 2000, cuando volvió a ganar la medalla de oro en 100 metros T42/44/46, con una marca ventosa de 15.93, y, con ello, la designación definitiva para viajar a las Paralimpiadas.

“Fue el momento más importante de mi vida estar en los Juegos. Aquello la verdad es que me vino un poco grande, pero tuve el apoyo de mi familia, amigos y entrenador”. En Australia, Carmen González, encuadrada en la categoría T44, compitió en las finales directas de 200 y 100 metros los días 23 y 26 de octubre, respectivamente, y en ambas acabó en la 6.ª plaza, con unos tiempos de 33.87 y 15.59, lejos de la ganadora, la americana Shea Cowart, quien firmó 28.52 en el doble hectómetro y 13.97 en los 100 metros.

Dificultades para entrenar por la falta de pistas en su entorno cercano –debía desplazarse a Punta Umbría o al Colombino de Huelva–, la sensación de haber llegado muy pronto a la cúspide y otros objetivos personales llevaron a Carmen a abandonar la práctica deportiva de alto nivel a su regreso a España. Actualmente, vive junto a su marido en Trigueros y se mantiene en forma con la práctica de la natación.

Biografía extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y José Manuel Rodríguez Huertas, y actualizada a 13 de octubre de 2020