Antonio Jesús Martín Gaitán

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Antonio Jesús Martín Gaitán
Paralímpico

Antonio
Martín

Málaga

Antonio Jesús Martín Gaitán

20.04.1982

Málaga

3
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2004 Atenas (Grecia)Fútbol_5MasculinaFútbol 5
Medalla de bronce
2008 Pekín (China)Fútbol_5MasculinaFútbol 5
Puesto 4
2012 Londres (Reino Unido)Fútbol_5MasculinaFútbol 5
Medalla de bronce


Biografía de Antonio Jesús Martín Gaitán

Este malagueño fue designado en 2005 por la UEFA como el mejor futbolista invidente del continente, un reconocimiento que le permitió efectuar el saque de honor en la final de la Supercopa de Europa de ese año, celebrada en Mónaco y que enfrentó al Liverpool y al CSKA de Moscú. «Estuvimos en el palco con Eusebio y Kopa, y en el hotel con Platini, Ronaldinho… Estaba como un niño con zapatos nuevos rodeado de los cracks», rememora.

Sirva esta distinción –único español en poseerla– para ilustrar la calidad de Antonio Jesús Martín Gaitán, sin duda uno de los nombres propios del deporte adaptado en España y del fútbol 5 mundial, no en vano ha participado en tres Juegos Paralímpicos consecutivos, obteniendo dos medallas de bronce y un diploma, posee dos preseas de plata y otras dos de bronce en el Mundial y tiene en su haber nada menos que seis títulos europeos.

Antonio nació en Málaga capital el 20 de abril de 1982 y creció en la barriada del Palo junto a sus padres, Luis y María, y su hermano mayor, Daniel. Perdió la visión totalmente con tan solo cuatro años a consecuencia de una negligencia médica, un medicamento mal prescrito para una sinusitis que acabó dañándole el nervio óptico. Estudió en el Colegio Miguel Hernández y en el Instituto Mediterráneo, más tarde hizo un módulo en Administración y Finanzas en la escuela SAFA-ICET y finalmente se sacó la carrera de Empresariales en la Universidad de Málaga.

Todo este amplio recorrido académico vino a acompañarlo de su pasión por el fútbol y no solo como aficionado sino también como jugador. Con apenas 12 años ingresó en el ONCE Málaga, una precocidad que le granjeó el apodo del Niño que le ha acompañado desde entonces, pero que no le permitió competir en partidos oficiales: durante cuatro años estuvo únicamente entrenando en el club malagueño y jugando encuentros amistosos.

Fue cumplir los 16 años y emprender una carrera fulgurante con el equipo de su ciudad y a las órdenes de José Urbano. Atención porque nuestro protagonista tiene en su historial de club nada menos que 11 títulos de la Liga de Fútbol 5, 10 campeonatos de España y una Supercopa de España, todo ello con el ONCE Málaga a excepción de un título nacional con el conjunto de Tarragona, en el que militó la campaña 2015-2016.

Si sobresaliente es el currículo del Niño en el ámbito estatal, solo cabe calificar de impresionante su palmarés internacional con la selección española, con la que se estrenó en 1999 cuando todavía no había cumplido los 17 años. Desde entonces, este ala o ala-pívot ha acudido a casi todos los acontecimientos de primer orden que se han disputado en el ámbito de equipos nacionales.

Detalladamente y en el Campeonato de Europa, el malagueño debutó en el certamen de 1999 celebrado en Oporto (Portugal) y se hizo con la primera de sus seis medallas de oro. Luego participó de las victorias en Mánchester 2003 –máximo goleador del torneo con 7 dianas y designado mejor jugador–, Torremolinos 2005, Atenas 2007, Loano 2013 y Roma 2019 –de nuevo máximo anotador del torneo con 6 goles–, perdiéndose solo el Europeo de París 2001 –España también se impuso– por motivo de estudios. A estos títulos, hay que añadir dos medallas de plata (Aksaray 2011 y Berlín 2017) y una de bronce (Nantes 2009).

En lo que se refiere al Campeonato del Mundo, este admirador de Zinedine Zidane ha intervenido en las seis ediciones celebradas desde su salto a la selección con el siguiente resumen: subcampeón del mundo en Río de Janeiro 2002 y Hereford 2010 –máximo realizador del torneo–, medalla de bronce en Jerez 2000 y Tokio 2014, 4.º en Buenos Aires 2006 y 5.º en Madrid 2018. A ello y en el contexto intercontinental, hay que sumar el triunfo en la Copa IBSA de 2002, en Seúl, y la medalla de bronce en los Juegos Mundiales de la IBSA de 2007, en Sao Paulo (Brasil), que completan un currículo que, lógicamente, tiene como máxima expresión sus tres concursos en los Juegos Paralímpicos.

El estreno, tanto el suyo personal como el de la propia modalidad, se produjo en Atenas 2004, donde España compitió a partir del 18 de septiembre con un equipo formado por Adolfo Acosta, Vicente Aguilar, Pedro García, Carmelo Garrido, Carlos Álvarez (portero), Gonzalo Largo (portero) y los andaluces Alfredo Cuadrado, José López, Marcelo Rosado y Antonio Martín. En aquel primer torneo paralímpico participaron apenas seis países, que integraron un grupo único, enfrentándose todos contra todos para determinar los tres duelos finales por el oro, el bronce y la 5.ª plaza. En esta primera fase España ganó dos encuentros (2-0 a Francia y 3-0 a Corea), empató sin goles ante Grecia y perdió otros dos (1-2 ante Argentina y 0-3 ante Brasil), lo que le otorgó la tercera plaza parcial. Luego, en la pelea por la medalla de bronce, el 28 de septiembre, el combinado español derrotó a Grecia por 2-0, en tanto que Brasil se adjudicó el oro sin encajar un gol.

Cuatro años después, en Pekín 2008, la selección española bajó un peldaño y regresó con el 4.º puesto. El combinado que acudió a China lo integraron Acosta, Aguilar, Pedro García, Garrido y los andaluces Cuadrado, López, Rosado, los porteros José Manuel Gómez y Álvaro González y, por supuesto, nuestro protagonista.

Con idéntico número de países en liza y sistema de competición, España comenzó el 7 de septiembre perdiendo ante Argentina (0-2) y luego ante Brasil (0-1), pero se rehízo ganando a Reino Unido (3-1). Una nueva derrota ante la anfitriona (0-1) y un empate (2-2) ante Corea abocó al equipo español a una cuarta posición de la liguilla, por detrás de China, Brasil y Argentina, que aún le daba opciones de metal. Sin embargo, en el decisivo duelo por el bronce, tras igualar a un gol ante Argentina, el combinado español cayó en los penaltis.

Un desenlace similar se vivió en Londres 2012, aunque esta vez con la suerte de cara a los nuestros. España acudió a los Juegos Paralímpicos de la capital británica con un elenco de futbolistas formado por Acosta, Youssef El Haddaoui, José Luis Giera, Francisco Javier Muñoz, Raúl Díaz (portero) y los andaluces Alfredo Cuadrado, José López, Marcelo Rosado y Álvaro González (portero), además del Niño.

En esta ocasión cambió el formato de competición dado que participaban ocho selecciones, las cuales se dividieron en dos grupos, pasando a semifinales los dos mejores de cada fracción. España empezó su concurso el 31 de agosto empatando con Reino Unido (1-1), luego batió a Irán (2-0) e igualó sin goles con Argentina, alzándose con la primera plaza del grupo por su mejor diferencia de goles respecto a los sudamericanos, que también sumaron una victoria y dos empates. En las semifinales, el 6 de septiembre, los españoles se vieron superados por los franceses (0-2) y, cómo no, volvieron a jugar la final de consolación, debiendo verse las caras una vez más con la selección albiceleste. Al contrario que en Pekín, la tanda de penaltis sonrió a España, que se colgó el bronce luego de un encuentro sin goles.

Continuando en clave paralímpica, hay que señalar que el Niño, sin embargo, no pudo asistir a los que hubieran sido sus cuartos Juegos, Río de Janeiro 2016, ya que estuvo un par de años (2015 y 2016) fuera del combinado nacional. Con todo, espera desquitarse en Tokio 2021 –tras el aplazamiento por la pandemia sanitaria–, cita para la que España se clasificó tras conquistar el Europeo de Roma 2019.

Aún en activo, Antonio Jesús –Premio Andalucía de los Deportes en 2005– sigue residiendo en su Málaga natal, donde además trabaja vendiendo el cupón de la ONCE a la espera de que alguien le dé una oportunidad para poner en práctica su titulación empresarial. «Los empresarios deben pensar que como soy ciego no sé manejar un ordenador, pero hoy en día está todo informatizado y podría realizar un trabajo de contabilidad sin problemas”, aseguró confiado en una entrevista del diario Marca este reconocido y conocido deportista que permanece soltero y que vive solo tras independizarse de sus padres.

Biografía extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y José Manuel Rodríguez Huertas, y actualizada a 23 de octubre de 2020