Alfonso Cabello Llamas

DEPORTISTAS OLÍMPICOS Y PARALÍMPICOS ANDALUCES

Alfonso Cabello Llamas
Paralímpico

Alfonso
Cabello

Córdoba

Alfonso Cabello Llamas

19.09.1993

La Rambla (Córdoba)

2
Juegos ParalímpicosDeporteCategoríaPrueba
Resultado
2012 Londres (Reino Unido)Ciclismo_PistaMasculinaKilómetro C4-5
Medalla de oro
2012 Londres (Reino Unido)Ciclismo_PistaMixtaVelocidad por equipos
Puesto 7
2012 Londres (Reino Unido)Ciclismo_CarreteraMasculinaFondo C4-5
No terminó
2016 Río de Janeiro (Brasil)Ciclismo_PistaMasculinaKilómetro C4-5
Medalla de bronce
2016 Río de Janeiro (Brasil)Ciclismo_PistaMixtaVelocidad por equipos
Medalla de bronce
2016 Río de Janeiro (Brasil)Ciclismo_CarreteraMasculinaFondo C4-5
No terminó


Biografía de Alfonso Cabello Llamas

A sus 24 años, este cordobés es ya, indudablemente, uno de los grandes nombres de la historia del deporte adaptado español merced al título de campeón paralímpico conquistado en Londres 2012 y al añadido, ni mucho menos baladí, de dos medallas de bronce en Río 2016, cuatro títulos mundiales y más de una decena en los nacionales, todos ellos eslabones de una cadena que aún debería dar mucho de sí en el futuro.

Alfonso Cabello nació sin parte del antebrazo izquierdo –de ahí su clasificación como deportista con discapacidad física– el 19 de septiembre de 1993 en la calle Juan Ramón Jiménez de La Rambla, municipio cordobés donde creció junto a sus padres, Julián y Dolores, y dos hermanos mayores, José Manuel y Julián. Realizó sus estudios de infantil y primaria en el Colegio Cruz Verde y los de secundaria en el Instituto Profesor Tierno Galván.

Amante de todo tipo de deportes, el rambleño empezó a nadar siendo muy pequeño y con 7 años dio sus primeras pedaladas. Después practicó tenis, baloncesto, fútbol, balonmano y voleibol, pero terminó inclinándose por el ciclismo, formalizando su alta en el Club Cicloturista La Rambla –por mediación de Alejandro Comino– con solo 11 años. A continuación, comenzó a entrenar junto al exprofesional Antonio Espejo y debutó en competición junto a chicos sin discapacidad, lo cual no fue óbice para que obtuviese las primeras victorias tanto en carretera como en montaña.

Su incorporación a las pruebas específicas adaptadas se produjo a partir de 2007 al fichar por el club Andalucía-Fundación Mapfre dirigido por Julián Rebollo. Todavía con 13 años se estrenó en los Campeonatos de España que acogieron esa temporada los municipios andaluces de Dos Hermanas (pista) y Trebujena (ruta) y se clasificó tres veces 7.º y una 8.º dentro de las pruebas de la categoría LC1. Solo dos años después, se colgó su primera medalla nacional –plata en kilómetro– en el Campeonato de España de pista que se celebró en Galapagar (Madrid) en 2009.

En 2010, año de la reorganización de las categorías del ciclismo adaptado –desde entonces compite en C5–, llegó su explosión al conquistar cinco metales en los nacionales con solo 16 años. En carretera, en Madrid, hizo suyo el oro en la carrera en línea y el bronce en la contrarreloj, mientras que en pista, de nuevo en Galapagar, fue campeón en velocidad por equipos –junto a los también andaluces Antonio García y Juan Emilio Gutiérrez– y subcampeón en kilómetro y persecución.

Un año después, fichó por la Unión Ciclista Martínez Oliver, donde permaneció tres campañas (2011, 2012 y 2013) bajo la dirección técnica de Salvador Cabeza de Vaca. En la primera de ellas, volvió a reinar en los campeonatos de España, en el de pista de Palma de Mallorca (oro en kilómetro y persecución y plata en velocidad por equipos junto a García y Antonio Pacheco) y en el de ruta de Madrid (plata en contrarreloj y bronce en línea), que actuaron de calentamiento para su debut en el Mundial de pista, en Montichiari (Italia), donde ya avisó de su singular potencial para los esfuerzos explosivos con un 4.º puesto en kilómetro. Antes, había triunfado en carretera en la Vuelta a Vizcaya paralímpica –la Bira– dentro de su división.

Con semejante progresión estaba claro que el concurso en Londres 2012 era un objetivo a su alcance. Más cuando principió ese año reeditando el título de campeón nacional del kilómetro en Palma de Mallorca –con récord de España inclusive– y arrancando una plata en persecución y un bronce en velocidad por equipos junto a los sevillanos Antonio García y Jesús López Fariñas. Centrado ya en exclusiva en el velódromo, su segunda participación mundialista llegó en Los Ángeles (Estados Unidos) y se saldó con dos bronces, en kilómetro y velocidad por equipos, junto al vasco Amador Granados y al almeriense Juan Emilio Gutiérrez.

Y llegaron por fin los Juegos Paralímpicos en la capital del Reino Unido, donde Alfonso superó todas las expectativas el 31 de agosto de aquel año 2012 al imponerse en el kilómetro salida parada, con un tiempo final y real de 1:05.947 (nuevo récord mundial), batiendo al británico Jon-Allan Butterworth (1:05.985) y al chino Liu Xinyang (1:07.636), los mejores de los 22 participantes en la categoría C5. El cordobés se unía así al selecto club de los ciclistas andaluces campeones paralímpicos, junto a los granadinos Miguel Ángel Pérez Tello y Belén Pérez y al sevillano Antonio García.

Su presencia en la ciudad londinense se completó con un efímero paso por la ruta –se retiró en la prueba de fondo– y un diploma en velocidad por equipos mixtos C1-C5, prueba en la que el cordobés formó conjunto con Maurice Eckhard y César Neira y marcó el 7.º mejor tiempo en la calificación (56.236), quedándose fuera de la ronda final, en la que China arrebató el oro a los anfitriones.

Apodado la Bala Española, el rambleño decidió en 2013 mudarse a Madrid y entrenar en el velódromo de Galapagar. Fue un año de transición en el que renovó la corona estatal del kilómetro, en Valencia, y a finales del ejercicio se hizo con dos medallas en la Copa de Europa de pista celebrada en Newport (Gales): plata en kilómetro y bronce en persecución. La de oro, con mayúsculas, fue la que recibió aquel año al ingresar en semejante categoría en la Real Orden del Mérito Deportivo, distinción a la que une el Premio Andalucía de los Deportes 2012 y 2014.

El año 2014 fue, en cambio, memorable para Cabello, sobre todo por lo acontecido en la ciudad mexicana de Aguascalientes, que acogió el Campeonato del Mundo de pista. Allí, a las órdenes del seleccionador Félix García Casas, el cordobés no se conformó con ampliar su hegemonía universal en la prueba del kilómetro, sino que lo hizo además registrando una estratosférica nueva plusmarca mundial, 1:01:683, aún vigente. Un día después redondeó la faena al ganar la velocidad por equipos con el aragonés Eduardo Santas y el vasco Granados, de nuevo con plusmarca mundial (49.268), que duró dos años.

Integrante ese curso del equipo Emérita Track Bio Racer-Extremadura, el ciclista andaluz volvió a hacerse con la medalla de oro en kilómetro en el Campeonato de España, al igual que haría en 2015 y 2016, siempre en Galapagar.

En 2015 volvió a demostrar ser el rey de la pista en el Mundial de Apeldoorn (Holanda), donde al oro en su prueba fetiche añadió la plata en velocidad por equipos, con Santas y Granados. Abrió y cerró el año con más medallas, estas en la Copa de Europa: en Newport, oro en velocidad por equipos con los mismos compañeros, plata en kilómetro y scratch y bronce en persecución; y en Mánchester, oro en kilómetro y plata en persecución y velocidad colectiva, de nuevo junto a Santas y Granados.

Todo ello encaminado a su segunda participación en Juegos Paralímpicos, en Río de Janeiro 2016, a los que llegó con su ya clásico título nacional del kilómetro –compitiendo por Murcia– y con su no menos habitual cetro mundial en la misma prueba, que volvió a conquistar en la localidad italiana de Montichiari, donde esta vez fue bronce en velocidad con Santas y Granados.

En el Velódromo Olímpico de Río todos le señalaban como favorito al oro en el kilómetro y Cabello no defraudó, solo que aquel 9 de septiembre hubo dos competidores más fuertes. El cordobés se hizo con el bronce al marcar un excelente registro de 1:04.494, récord paralímpico antes de que el británico Jody Cundy, medalla de oro, hiciese 1:04.492 (tiempo final de 1:02.473 tras la aplicación del factor compensatorio, por ser C4). El eslovaco Jozef Metelka (1:04.194 y 1:06.269 real) se llevó la medalla de plata.

Dos días después, el andaluz se desquitó de la mejor manera posible, conquistando una segunda medalla de bronce. Fue en la competición de velocidad porconjuntos C1-C5, en la que los españoles –una vez más le acompañaron Amador Granados y Eduardo Santas, ambos de categoría C3– marcaron el tercer mejor tiempo en las clasificatorias con 51.011 y se clasificaron para la lucha por el bronce con Estados Unidos. Duelo en el que se impusieron Cabello y compañía con un tiempo de 50.664, por 51.708 de los americanos, mientras en la final el Reino Unido batía a China.

Al igual que en Londres, el de La Rambla también tomó parte en la prueba de fondo en ruta, celebrada en la sede de Pontal, pero como cuatro años atrás abandonó a las primeras de cambio.

El cierre de 2016 fue, sin embargo, amargo para nuestro protagonista, que sufrió una caída en diciembre con daño en el hombro, motivo por el que debió renunciar al Mundial de pista de 2017, en Los Ángeles. Ese imprevisto, por otro lado, le animó a participar esta vez en el Campeonato de España de ruta, celebrado en Alhaurín de la Torre (Málaga) y en cuyo marco obtuvo la medalla de oro en línea C5. Pocos días antes, en el mes de mayo, Alfonso había dado una rueda de prensa en la que anunciaba su intención de dar el salto a la competición “absoluta”, término con el que se refirió a que quería probar su valía midiéndose a ciclistas sin discapacidad.

Un reto mayúsculo que prepara desde Madrid, donde sigue viviendo en la Residencia Joaquín Blume, compatibilizando entrenamientos en el velódromo de Galapagar y estudios de bachillerato en el Instituto de Enseñanza Secundaria Ortega y Gasset.

Biografía cerrada a 31 de marzo de 2018 y extraída del libro 341 Historias de Grandeza, de los autores Pepe Díaz García y Jose Manuel Rodríguez Huertas